Fronteras de la ciencia

La delegación Benito Juárez, a la deriva

Las autoridades de la delegación Benito Juárez, en el Distrito Federal, han perdido el rumbo e interés de servir a los habitantes de esta demarcación, que se ha caracterizado por ser la de mayor nivel educativo, universitario, de rango económico medio y alto. Sus habitantes no merecen a sus actuales autoridades, no están del lado de sus habitantes ya no nos representan ni respetan: “Ya no queremos a niños panistas, sin capacidad, hipócritas, religiosos y sin sentido social”, dicen profesionistas de esta zona.

Sus parques y jardines se encuentran en pleno abandono, se han convertido en tiraderos de basura, insalubres, peligrosos e inseguros.

Recientemente, esta delegación BJ, permitió la demolición de un inmueble histórico la octava Delegación de Policía del DF, el último vestigio de lo que fue el pueblo de La Piedad, que estaba catalogado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) por su valor artístico, ubicado en la esquina de Cuauhtémoc y Obrero Mundial, para dar paso a la ampliación del Parque o Plaza Delta.

Para los funcionarios de la delegación BJ, poco valió su valor histórico de la 8va. y menos las demandas de los vecinos de la zona que pedían no fuera demolido, con el objeto de ampliar un parque de cemento, que solo iba a traer más problemas de agua, tráfico, contaminación e inseguridad en la zona. A pesar de las protestas de los vecinos, no fueron escuchados, se cumplió la demolición.

Otro movimiento importante de vecinos de esta delegación fue cuando estos se opusieron a la construcción del Metrobús sobre la avenida Cuauhtémoc al cruce con eje 4 Xola.

Otro enorme problema, es la anarquía de la construcción de edificios, se vende una casa se construye en su lugar una mole de viviendas, por todos lados en esta zona se edifican viviendas, que pasan las recomendaciones de las autoridades de los tiempos del terremoto de 1985, que dijeron que no se iba a permitir construir edificios habitacionales más allá de cuatro pisos. Sin planeación ni estudios de impacto urbano y ambiental, se construye a vapor en la Narvarte y Del Valle. A pesar de que los vecinos han manifestado su descontento, no son tomados en cuenta.

La delegación Benito Juárez, que se ha caracterizado por ser gobernada por panistas, hoy por hoy han perdido la confianza de sus habitantes… Jorge Romero es el delegado, de 35 años, devoto y católico, parte de su equipo se encuentra en la cárcel de Brasil.

ferfuentesmty@hotmail.com