Fronteras de la ciencia

El crecimiento del país, detenido por la corrupción

Como ejemplo de la corrupción en el país, se señala al gobierno de Sonora durante el periodo (2009-2015) de Guillermo Padrés Elías, por cierto de extracción panista, uno de sus funcionarios de nombre Javier Tapia Camou, entonces presidente del Consejo de Administración Portuaria Integral de Sonora SA de CV y al tiempo ex coordinador general de la Comisión de Fomento al Turismo de ese estado, a quien en su momento se denunció ante las autoridades correspondientes de solicitar una comisión del 28 por ciento del contrato de la obra del Muelle de Atraque del Home Port, de Puerto Peñasco, a la empresa ganadora de la licitación (diciembre de 2014), Infraestructura y Proyectos Industriales Diamante SA de CV, para garantizar los pagos correspondientes de la obra estipulados en el contrato que asciende a los doscientos quince millones de pesos.

Lo anterior denunció, en exclusiva a este medio, el empresario William Garduza Urgell, quien además acusó al ex funcionario panista Tapia Camou, de solicitarle que se contrataran los servicios de proveedores de "la entera confianza del funcionario, de aquel momento", para que le suministraran los materiales de las obras, con propuestas infladas de un 30 a un 40 por ciento al precio del mercado local y nacional, lo que en ninguno de los dos casos expuestos accedió el contratista ganador de la licitación, por lo que le suspendieron el primer pago inicial, que debería ser del 30 por ciento del total del monto, para poder arrancar los trabajos.

Finalmente la empresa ganadora de la licitación, le dieron entonces el 8.8 % de anticipo, por lo que reclamó de inmediato, pues se le debió haber dado el treinta por ciento, así como la mecánica del suelo, los permisos de acceso y vertimiento, elementos importantes para poder iniciar los trabajos, como lo precisa el contrato. Antes de terminar su periodo como funcionario, amenazó al empresario para que cediera la obra a otra empresa, cosa que por supuesto no aceptó.

El constructor William Garduza Urgell, director general de Infraestructura y Proyectos Industriales Diamantes, SA de CV, ha llevado ante los tribunales mexicanos tal asco de corrupción, y que espera que la justicia ponga en su lugar a dicho ex funcionario y se respete el contrato de la obra que ganó en un proceso legal de licitación, eso pide nada más. Estimados lectores de esta columna, la corrupción e impunidad, son los males que arrastran hacia el precipicio a nuestro país, este caso y otros muchos más, son muestra de que las cosas no han cambiado. Daré seguimiento a este caso, para platicarles a ustedes en que quedó este asunto infame.

Premio Nacional de Periodismo 2008. Premio México de Periodismo2013.

ferfuentesmty@hotmail.com