Fronteras de la ciencia

Tabasco en una situación alarmante

Primera de dos partes

Villahermosa, Tabasco.-  Hoy la situación de salud, social, ecológica, laboral, económica y de inseguridad de los habitantes del estado de Tabasco es bastante alarmante. A pesar de ser el segundo más importante para PEMEX en los últimos 40 años, la riqueza petrolera nunca la han visto los tabasqueños, solo se han quedado con la peor parte: la contaminación de sus ríos, mares, lagos, pantanos, tierras de cultivo, diversas enfermedades que han afectado a su ganado y a sus habitantes. 

La desgracia se magnificó en la región con la llegada de una inundación en los Tabasco y Chiapas en 2007, quedando bajo las aguas las ciudades de Villahermosa y Ostuacán, entre otros municipios, a causa de crecidas apocalípticas de los ríos más caudalosos que recorren en ambas entidades: Usumacinta y Grijalva, y otros ríos que las cruzan.

Las razones de la inundación apocalíptica de 2007, hasta la fecha no han sido aclaradas, pues a pesar de que se trató de un torrencial de lluvias, ingenieros agrónomos, geólogos y civiles han puesto en duda la actuación de la Conagua y la Comisión Federal de Electricidad, por no haber desfogado en etapas y en tiempo las compuertas de las presas y no haber desazolvado los ríos, entre otras muchas acciones, denunció el Ingeniero Mario Martínez Martínez, presidente de la Unión de Campesinos y Grupos Agropecuarios de la Región Sur-Sureste del país.

Pero la situación en Tabasco es mucho más compleja, explico el líder agrónomo Mario Martínez,  las afectaciones por la contaminación de parte de PEMEX, es muy amplia por ejemplo la calidad del oxigeno que respiramos, el agua potable que consumimos se encuentra muy contaminada, tenemos afectaciones en el sector agropecuario, ganadero, forestal y de fauna.

Otros ejemplos son los accidentes de la paraestatal, como la explosión del pozo Terra, ubicado en el municipio de Nacajuca y Tecoluta, perecieron alrededor de 30 mil mojarras en el vivero ubicado en la ranchería la Cruz de Jalpa, a consecuencia de la lluvia ácida. Durante la etapa de perforación se presentaron problemas operativos que provocaron fugas de gas y posteriormente el descontrol de las instalaciones, el pozo ubicado a unos 30 kilómetros de Villahermosa, puso en peligro a las comunidades El Sitio, La Isla, Belem, Chiflón y Oxiacaque que se incendio debido a una fuga de petróleo a 5 mil metros de profundidad, por lo que han quedado afectadas cerca de 37 mil personas de dichas comunidades.

Premio Nacional de Periodismo 2008. Premio México de Periodismo 2013.

ferfuentesmty@hotmail.com