Fronteras de la ciencia

México en zona de huracanes

El Huracán Patricia (HP), considerado por los investigadores como uno de los meteoros más potentes que se tenga hoy registro en base con la actual tecnología moderna, alcanzó una categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, su núcleo un diámetro de 50 kilómetros, con vientos mayores a los 350 km/h y una extensión que por su dimensión podría ser mayor al Golfo de México, choco en las costas del pacifico de México el pasado viernes, alrededor de las 18 horas, afectando los estados de Colima, Jalisco y Michoacán, que por fortuna no causó muertes o enormes estragos en la población, como se pudiera haber esperado, los pronósticos eran preocupantes, sin embargo esta vez la naturaleza nos perdonó, nos congratulamos que haya sido así finalmente, pues los resultados fueron muy afortunados.

No cabe duda que cuando las cosas se hacen bien, los resultados se acercan o resultan favorables. El gobierno mexicano en esta ocasión se aplicó, se esmeró por dar toda la atención necesaria para que la sociedad se enterara a tiempo del avance del ciclón, se tomaron las medidas pertinentes en desalojar a los habitantes y turistas de estas zonas, donde se esperaba que impactara el HP, por lo que contribuyó con mucho para prevenir muy posibles decesos, gracias precisamente a la coordinación entre varios actores.

Otro factor que ayudo, fue que la sociedad respondió a los llamados de alerta y los medios de comunicación (radio, televisión y prensa) jugaron un papel muy importante, el de mantener a la población civil informada, en cada momento. Sin duda las redes sociales a través del internet, contribuyó a la difusión para que terminara por llegar a toda la sociedad e incluso a todo el mundo.

También es cierto, que el núcleo del HP pasó por una zona no tan poblada y por ende con poca infraestructura, pues continuó su camino, hasta la Sierra Madre donde se impactó y terminó en debilitar. Cuando el HP se degradó, terminó en intensas lluvias que no afectaron en demasía. Pero las mediciones nos indican que en una década tres o cuatro huracanes llegarán a tierras mexicanas.

Con esta experiencia, podemos decir que tenemos mucho por avanzar, mucho en el terreno de la coordinación e involucrar a las universidades, científicos, especialistas mexicanos, sociedad, medios de comunicación y gobierno para enfrentar de la mejor manera los embates de los fenómenos naturales.

Nuestro conocimiento todavía es muy limitado, pero al mismo tiempo suficiente para alertar de los posibles daños en una zona definida. Todo un reto para las autoridades.

Premio Nacional de Periodismo 2008. Premio México de Periodismo 2013 ferfuentesmty@hotmail.com