Fronteras de la ciencia

México a la altura en la COP 13 (Parte 1)

Durante 17 días Cancún se convirtió en el centro de atención mundial en el tema de biodiversidad. 196 países reunidos por el planeta, futuro de supervivencia de especies en peligro de extinción.

Grupos étnicos de Suomi, Finlandia, esquimales de Canadá, etnias amazónicas, huicholes, mixtecos, purépechas, zuahilis, hindús, hymalayos, nipones, chinos, entre muchos otros, hicieron un marco multiétnico y multicolor con sus vestidos tradicionales que resaltaban de las vestimentas de los países occidentales, haciendo marco para el lucimiento de las tradicionales guayaberas, el atuendo elegante del sur de México.

Los uniformes azul claro de los elementos de seguridad de la ONU contrastaron con los trajes azul marino y verde de los elementos de seguridad de la Policía Federal y de la Gendarmería. Como los uniformes de los elementos de seguridad de la empresa mexicana TC Vilsa experta en tecnología para la elaboración de acreditaciones, control de accesos, escaneo de rayos X y detección de metales, además de otras tecnologías, que sirvieron para proteger el vasto territorio del Hotel Moon Palace territorio temporal de las Naciones Unidas.

La seguridad estuvo al mando del equipo experto en seguridad de la ONU. Entre sus medidas de seguridad se podían ver cámaras de circuito cerrado, audífonos discretos de comunicación y coordinación constante entre las diferentes agrupaciones que formaron anillos concéntricos de seguridad para permitir que los funcionarios y visitantes se reunieran adecuadamente en salones plenarios y salones de grupo para tratar los diferentes temas. Pudimos observar el paseo constante de los binomios humanos caninos, efectuando diferentes labores de búsqueda de artefactos peligrosos. Se respiraba un ambiente de tranquilidad en el hotel, con más de 2 mil 500 habitaciones, como en el centro de convenciones en donde se llevaban simultáneamente las diferentes reuniones de corte parlamentario internacional.

Destacó la visita del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con su muy organizado y discreto equipo de seguridad del Estado Mayor Presidencial (EMP). También asistió el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina, a lado de su grupo de trabajo con impecables uniformes blancos. El anfitrión, el secretario de Semarnat, estuvo con su equipo de trabajo en todo momento atento y presente en cada uno de los temas de la agenda que combinó prolongadas agendas de trabajo con eventos culturales de música sinfónica y grupos musicales populares que interpretaron sones regionales.