Columnista invitado

El efecto Fayad

El paso del ciudadano Omar Fayad por las dos cámaras legislativas del país se ha hecho sentir en los apoyos que los diputados federales le han otorgado al estado de Hidalgo en el rubro de los proyectos etiquetados. Antes de sus primeros cien días en el poder ejecutivo, el gobernador del estado logró el estímulo de 177 millones de pesos para programas específicos. Frente al panorama del recorte presupuestal de la Federación para los estados, es un logro mayor.

Como mi tema es la cultura, quiero destacar que Hidalgo fue una de las entidades más favorecidas de la República en esta materia, porque el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo consiguió 29 millones de pesos para mantener y mejorar los 14 edificios que tiene a su cargo; para celebrar en lo alto los 116 años de la Banda Sinfónica del Estado; para seguir posesionando la Feria del Libro Infantil y Juvenil como un importante apoyo a la lectura; para rehabilitar el Centro de las Artes; para darle al Teatro Romo de Vivar los auxilios que pide a gritos; para consolidar el Centro Cultural de Zimapán, y continuar con la descentralización cultural en el estado, entre otros rubros.

Para celebrar estas otorgaciones, se apersonó en el Foro Efrén Rebolledo, don Fernando Moctezuma Peredo, jefe de la bancada de legisladores hidalguenses en San Lázaro. Considero que esta insólita visita de un legislador con ese rango a la jefatura del CECAH no habría ocurrido si el ciudadano gobernador, Omar Fayad, no hubiera dado el ejemplo hace unas semanas al realizar en dicho recinto una junta de trabajo que quedará para la historia como la primera que realiza un gobernador de la entidad en un Foro jamás pisado por sus antecesores.

Por primera vez, que yo recuerde, la cultura es tomada en cuenta por el poder ejecutivo de la entidad. Si como dijo don Jesús Reyes Heroles, en política la forma es fondo, no tengo el menor empacho en reconocer que con el ciudadano Fayad la cultura será un tema prioritario para el gobierno del estado.

De ahí que sea importante definir el futuro del CECAH. Para instrumentarlo, el C. Gobernador le pidió al Doctor Olaf Hernández Sánchez, experto en políticas públicas, el diagnóstico correspondiente, comentando que él consideraba que la cultura merecía tener el rango de Secretaría en el organigrama burocrático, pero que no sería el deseo del C. Gobernador sino la opinión de los expertos quienes definirían el asunto.

La verdad, gobernador, la opinión que deberá prevalecer es la de la comunidad que hace posible la tara cultural, y el sentir general es que no hace falta la permuta de nomenclatura burocrática sino la consolidación del CECAH, porque simplemente el cambio del nombre de Consejo a Secretaría tiene un costo que no tiene caso afrontar en tiempos de crisis económica y política. Entiendo que hay un muy reciente diagnóstico del estado que guarda el CECAH en el que se determinan las tareas a seguir para remediar la falta de un programa rector del Consejo, para evitar la dispersión de sus diversas áreas, para acrecentar su eficacia, para responder a los retos del presente mexicano, como es la captación de los jóvenes, en el mejor sentido de la palabra: ofreciéndoles que sean ellos quienes formulen y realicen sus programas de formación y expresión cultural.

Al respecto le doy a su merced un dato: usted nombró a Nydia Ramos encargada del despacho y es la primera vez que no hay una sola protesta pública al respecto sino todo lo contrario, acaso porque lleva 20 años trabajando con rectitud y eficacia, tal vez porque al recibir el encargo lo primero que hizo fue estructurar debidamente las peticiones de apoyo para los etiquetados, logrando resultados históricos para el estado (infortunadamente, las peticiones que hicieron para cultura otros funcionarios no fueron consideradas).

Gracias a mis 39 años como periodista de la cultura tengo trato personal con los funcionarios de la Secretaría del ramo a nivel federal, y a riesgo de que me desmientan, le digo que su comentario no es recomendar en este momento una Secretaría de Cultura para Hidalgo, sino rediseñar y fortalecer el CECAH. Usted tiene la última palabra, y por su conducta pública en sus primeros meses de gobierno, confío en que sea por el bien común.

(*) Miembro del sistema Nacional de Creadores de Arte.