Sonido & Visión

Discos 2017 (I): alma de mujer por siempre femenina

Iniciamos el recorrido auditivo por algunos de los discos que se editaron en el 2017 y que nos acompañaron en los momentos vividos.

Desde las raíces

Rhiannon Giddens grabó el espléndido Freedom Highway, inmejorable camino para recorrer la música de raíces a partir de un trío de versiones y composiciones propias que denotan profundo conocimiento de los vericuetos que implican los géneros tradicionales. Con The Navigator, su mejor disco a la fecha, inspirado en Bowie y de tono juguetonamente autobiográfico, Hurray for the Riff Raff, proyecto de la descendiente boricua Alynda Segarra, amplia su habitual country con aderezos funk: el grito callejero de “fierro viejo que vendan” nunca había sonado de manera tan significativa. Con su portentosa voz secundada por orquestaciones multigénero acordes a la fuerza exigida, Eliza Carthy & The Wayward Band produjo Big Machine. Cual efusivo testamento, Sharon Jones & The Dap Kings entregó su espíritu en Soul of a Woman, elevándose en definitiva al cielo acompañada de celebratorios coros llenos de negritud. Joan Shelley toma su guitarra acústica y con la sapiencia que dan los años reflexiona sobre las necesidades, deseos y querencias en el ídem Joan Shelley, con el apoyo de Jeff Tweedy. La maliense Oumou Sangaré regresó a la escena tras largos ocho años con Mogoya, recordando raíces ancestrales con el necesario aditamento rockero de modernidad, en tanto la reconocida actriz francesa Charlotte Gainsbourg buscó exorcizar pérdidas a través del paradójico Rest, empapado con el dramatismo del caso pero con un sintetizador que mantiene la dinámica en activo; también desde el país galo, Colleen se inclinó también por los teclados electrónicos para grabar A Flame My Love, A Frecuency, recorriendo con sutileza los temas que a todos nos ocupan, en particular cuando se viven tiempos convulsos.

Sustentantes

En Masseduction, sexto disco firmando como St. Vincent, la texana Annie Clark apuntala sus elaboradas canciones ahora lanzando sus dardos alrededor del control y el poder de seducción, bien escondidos bajo rostros imperturbables que parecen no temer al futuro, como en Modern Kosmology de la oriunda de Manchester Jean Weaver, haciéndose cargo de casi toda la instrumentación para dibujar un firmamento con luces ensoñadoras acechadas por cometas roqueros de inesperada aparición. Laura Marling se confirma como una compositora de altos vuelos con Semper Femina, folk de cantautora que transmite intensidad y reflexividad por partes iguales, entre cuerdas que se resisten a la quietud: mi disco femenino favorito del año.

Cuartas entregas: Jesca Hoop produjo el simuladamente delicado Memories Are Now, en el que trae con valentía e ironía el pasado, a partir de un mayor refinamiento de su artpop, mientras que Waxahatchee, nombre artístico de Katie Cructhfield, produjo el roquero y pausado Out In the Storm, combinando enfoques personales con temas globales en letras de largo alcance, ideales para sobrevivir el vendaval o en la calma que precede a la tormenta. Tras una larga pausa, maternidad incluida, la canadiense Feist vuelve al ruedo con una saludable combinación de rock desafiante y estética de cantautora en Pleasure, su séptimo disco.

Desde Toronto, el proyecto Weather Station de Tamara Lindeman, nos provoca sensaciones climáticas múltiples con su poético folk en pleno encuentro con acentos roqueros, vía el homónimo Weather Station y EMA analiza la situación social y de marginación con espíritu rabiosamente crítico y lances de electrónica intervenida en Exile In the Outer Ring, en contraste con el delicioso sabor retro, desde la portada hasta los arreglos, que Nicole Atkins propone en Goodnight Rhonda Lee. En su tercer lance titulado Three Futures, la nacida en Georgia Mckenzie Scott, mejor conocida como Torres, posibilita cauces de relaciones que cobran vida en realidades paralelas todavía inexistentes, entre incursiones roqueras y sonidos digitales.

En su sexto disco, el emocional y vibrante Okovi, la originaria de Phoenix Nika Daniolva, conocida en el medio como Zola Jesus, entreveró coros desde el horizonte con una electrónica que quiere resurgir del subsuelo, mientras que la noruega Susanne Sundfør nos regala un poco de calma desde el frío vía un folk pastoral con Music For People in Trouble, sexto disco en el que anuncia los sonidos de la guerra, aunque también nos canta alguna historia para dormir en paz con una voz tan nítida como el paisaje nevado. Lana Del Rey tituló paradójicamente Lust for Life a su disco, en contraste con el homónimo de Iggy Pop: se mantienen los medios tiempos y las orquestaciones contenidas con la presencia de la gran Stevie Nicks, entre otros invitados.

cinematices.wordpress.com

Twitter: @cuecaz