Sonido & Visión

Los discos del 2015 (cuarta)

Continúa el recorrido por las obras musicales que alimentaron el tránsito del año pasado.

LA EXPERIENCIA CUENTA

Bob Dylan ambienta a media luz la sala con recuerdos de Sinatra en Shadows in the Night, ahora en plan de intérprete. Bill Fay sigue prolongando su regreso y acusa recibo en Whoisthe Sender? sin dejarse de formular preguntas en tono cálido y pausado. David Gilmour, después de bajar emotivamente la cortina de Pink Floyd, entregó el sereno Rattle That Lock; Van Morrison hizo labor de equipo y grabó Duets y Steve Hackett, ahora en compañía de lobos, grabó el absorbente Wolflight. Buddy Guy grabó el explicativo Born To Play Guitar, encontrando el sentido de su vida.

Joe Jackson mantiene afilado el enfoque como se muestra en Fast Forward y a Dwight Yoakam le sigue latiendo su corazoncito country como se escucha en Second Hand Heart, al igual que aGraham Parker and theRumour, ahora entregando el cohesivo MisteryGlue. Richard Thompson, producido por Jeff Tweedy de Wilco, grabó Still, una muestra más de su gran talento para la composición en la vertiente del folk inglés, mismo que conserva James Taylor, poniéndolo al servicio de Before This World.

Dos integrantes del par de grupos más importantes de la historia del rock propusieron sendos discos: Keith Richards guitarrea cual recién llegado en Crosseyed Hearty Ringo Starr mantiene el aliviane de costumbre en Icon. Jeff Lynne´s Elo disfruta la ausencia de compañía en Alone In the Universe, mientras que el ex Jam Paul Weller sigue imparable con su producción discográfica y ahora presenta Saturns Pattern, sobrevolando por los anillos del rock. Cumpliendo nada más 50 años en el circuito, The Sonics celebran su espíritu innovador con el confirmatorio Thisis the Sonics.

Ya alejado de los reflectores y habitando un campo solitario, Mark Knopfler entregó el perceptivo Tracker, mientras que en similares ambientes country Boz Scaggs nos obsequió A Fool To Care.El omnipresente y habitualmente experimental Jim O´Rourke se sentó a componer con detalle de artesano Simple Songs, apto para todo público y un par de viejos electrónicos prendieron la luz y enchufaron sintetizadores: Giorgio Moroder volvió para ponernos a recordar con Déja-vu y Jean-Michel Jarre parece iniciar serie con Electronica 1- The Time Machine.

DE VUELTA

Blur fue el regreso del año con el espléndido The Magic Whip, uno de los mejores discos del año fruto de una reunión de brillantes ideas materializadas en canciones al nivel de su propia historia. Más de diez años para que The Libertines se pusiera una vez más en el mapa sonoro con Anthems for Doomed Youth, igual periodo para que New Order nos volviera a sorprender con el sólido Music Complete, en efecto de lograda integridad y actualidad.

A quince años de su anterior disco solista, Don Henley volvió con el sensible Cass County, artesanalmente realizado con toda la calma que da el tiempo y con el talento compositivo de costumbre en completo dominio de los territorios country.Siete años de oscuridad para que Mercury Rev nos invitara a buscar la iluminación interior en The Light In You. Y 18 años para que Faith No More regresara: Sol Invictus los muestra con la energía recargada y a punto, como para no perderse en el camino.

NOSTALGIA

Grupos y solistas que alguna vez estuvieron en la palestra y ahora se mantienen en los márgenes del mainstream. Queensrÿche, ya resuelta la demanda con su ex vocalista, presentó Condition Hüman en busca de confirmar estilo y propuesta. De la mano de Jeff Lyne en la silla de productor, el canadiense Bryan Adams entregó Get Up, decimotercer disco en el que parece lanzarse un mensaje a sí mismo. En tanto, Collective Soul, sobrevivientes de la etapa post grunge, compusieron el fluido See What You Started By Continuing.

Simply Red mantiene ánimo soulero desparramado en Big Love y Duran Duran conserva estilo y tendencia en Paper Gods. En plan noctámbulos, dos actos preponderantes de la electrónica noventera siguen entre nosotros: The Prodigy con The Day is My Enemy y The Chemicals Brothers con Born in the Echoes. El synth pop germano de Camouflage está de vuelta con Greyscale, buscando evitar todo maniqueísmo.

DE TODAS PARTES

El galo Dominique A continuó en la tradición de la chanson con estructuras pop vía Éléor y desde Malí, Bassekou Kouyaté & Ngoni Ba prueba suerte con mayor electricidad e influjos occidentales en Ba Power, sin perder un ápice de familiaridad; de esta misma tierra de grandes músicos, la vocalista Kandia Kouyate tejió Renascence, cantando desde las raíces propias de la humanidad y el colectivo Africa Express recreó la música en lógica africana del genial compositor en Africa Express Presents...Terry Riley's In C Mali.

El cantante sirio Omar Souleyman, que saltó a la mundialización después de aparecer en bodas, grabó Bahdeni Nami con su habitual sentido para animar la celebración del momento. De origen camboyano y asentados en Los Ángeles, los neosicodélicos de Dengue Fever y su vocalista Chhom Nimol realizaron TheDeepest Lake. Ester Rada es una cantante israelí que también le hace a la actuada: este año grabó su prometedor álbum ídem Ester Rada con influjos de R&B y jazz.

cinematices.wordpress.com