Sonido & Visión

Música popular en el Cervantino 2015 (II): sonidos de la península ibérica

Un par de exponentes de España y Portugal, respectivamente, que nos hacen los honores en el marco del Festival Cervantino. Artistas que han ido creciendo a partir de las raíces musicales de sus tierras para abarcar otros géneros como el jazz y la música popular latinoamericana.

JAZZ EN CLAVE GALLEGA

Originario de Santiago de Compostela, el pianista todavía treintón Abe Rábade (1977) se ha consolidado como uno de los principales exponentes del jazz español, ya reconocido más allá de la península como líder de expresividad amplia y como adaptable músico de sesión. Con entorno familiar integrado por escritores, muy temprana inició su relación con la música y tras estudiar en su tierra se trasladó al prestigioso Berklee College of Music en Boston, donde se graduó con honores.

Desde 1996 inició su proyecto como líder de un trío, al inicio formado junto con Paco Charlín en el contrabajo y Ramón Ángel en la batería, con quienes grabó Babel de Sons (2001), álbum en vivo de un concierto brindado en el marco de un concurso en Getxo (Euskadi), del cual resultaron triunfadores. Le seguiría Simetrías (2002), concepto que de hecho retoma en sus aventuras acústicas e intercambios sonoros con sus compañeros de viaje.

Grabó GHU! Project vol.1 (2004) en formato de sexteto y volvió al de trío, ahora con Bruno Pedroso en la batería, vía el luminoso Playing  of Light. 7 Sounding Photos (2006), obra de diversidad armónica cobijada por el concepto de darle sonido a siete fotografías a través de sendas composiciones. Con las cantantes Guadi Galego y Ugía Pedreira formó el grupo Nordestin@s, enfocado a la música gallega y que presentó disco homónimo en el 2006, grabado en directo con toda la sensibilidad propia de la región.

En el 2008 le entro la hiperactividad, como lo muestran sus trabajos por encargo y colaboraciones titulados Rosalía 21, Aloumiños de Seda, Jazzia y Open Doors, que tuvo su versión en vivo. Un encuentro personal con su instrumento quedó plasmado en Piano Solo (2009), antecediendo la producción del espléndido Zigurat (2010), otra vez volviendo al trío y ubicándose en el terreno de una larguísima tradición que combina destreza técnica con emotividad armónica.

En compañía de Jorge Prado y Javier Colina participó en Café Latino 25 aniversario (2012), con todo y la presencia del excelso baterista Jeff Ballard, mientras que con Bruno Pedroso y Pablo Martín Caminero entretejió A Modo (2012) y Ver Sons (2013), par de álbumes que se mueven en los contornos del jazz clásico.

UNA VOZ DE PORTUGUESA DE TODO EL MUNDO

A la nacida en Lisboa justo cuando la década de los sesenta llegaba a su fin, la conocimos como el vehículo vocal y parte esencial de Madredeus, aquel grupo que llevó el fado a todos lados desde finales de los ochenta, con su correspondiente cuota de hibridación, hasta el 2007 (ahí está el filme de Wim Wenders para lo que se ofrezca y el correspondiente soundtrack). Antes le entró al punk, como buena adolescente, y poco a poco su intensa y palpitante voz, pertinente para diversos géneros musicales, fue alcanzando una riqueza manifiesta.

Teresa Salgueiro se presentó en solitario con Obrigado (2006), en el que intervinieron personajes notables como el tenor José Carreras y el eterno Caetano Veloso. Con el grup João Cristal grabó Você e Eu (2007) y con el Lusitania Ensemble, La Serena (2007), álbumes que le abrieron otros horizontes sumados a los que vislumbró con su grupo de referencia, además de probarse como vocalista en diversos territorios sonoros, con sus respectivas exigencias en cuanto a sensibilidad y técnica, como se volvió a presentar cuando el afamado compositor polaco Zbigniew Preisner la invitó para cantar en el álbum Silence, Night and Dream (2007).

Todavía con una fuerte presencia de la tradición portuguesa, desarrolló Matriz (2009), integrado por veinte canciones con el espíritu de aquellos lares impecablemente interpretadas y sólidamente acompañadas, otra vez, por el Lusitania Ensemble. El gran salto en su trayectoria solista lo dio con O Mistério (2012) porque además de consolidar un estilo vocal, se convirtió en reveladora y creativa compositora, bebiendo de los sonidos propios con salpicadas del tango, el bosa nova y de un folk bellamente actualizado.

Ahora está entre nosotros para darle un toque particular a varias canciones mexicanas y latinoamericanas que conforman la base de su próximo disco, a punto de salir al mundo bajo el título de La golondrina y el horizonte (2015). Los cantos sobrevuelan el Atlántico como un reluciente encuentro de dos mundos, cual redescubrimiento de ida y vuelta más en la lógica del sincretismo que del colonialismo.

 

cinematices.wordpress.com