Sonido & Visión

Mundial 2014: despedida de campeones y duelos latinoamericanos

Una combinación de los agotadores calendarios europeos, la humedad selvática brasileña y el indudable crecimiento de varios de los países emergentes en el mundo del futbol, parecen haber provocado que algunas selecciones del viejo continente, usualmente presentes en la segunda fase, estén haciendo las maletas: en concreto España, cuyos equipos madrileños todavía disputaron la final de la Champions; Inglaterra, que lleva tiempo de vivir una brecha entre su liga y su equipo nacional; Croacia, que tuvo la mala suerte de enfrentar a México, y ahora Italia, otra vez jugando al filo de la decisión.

Grupo D

Uno de los partidos más complicados de esta última ronda de grupo lo escenificaron uruguayos e italianos, ambos compartiendo raíces estilísticas e historias ancestrales: además, se convirtieron en selecciones víctimas recientes de la revelación costarricense y victimarios de los ingleses, a quienes dejaron fuera de toda posibilidad. Los herederos de la garra charrúa y del catenaccio tenían que eliminarse en partido tan decisivo como ajustado, tal como resultó durante buena parte de su desarrollo, no obstante la gran cantidad de talento individual desparramado por el césped. Parecía que la cancha se reducía en tamaño y se agrandaba en dificultad.

Bien lo dijo el maestro Jorge Valdano: el aire es de Godín. En efecto, el defensa del Atlético de Madrid no solo sacó agua del pozo que dio gusto, sino que al irse al frente con la convicción de quien se sabe campeón, definió el partido y la calificación para su selección, nada más y nada menos. Mientras Suárez se entregaba a la marrullería mordelona, que decepciona conociendo su altísimo nivel de peligrosidad por las vías legales, este hombre se dedicaba a lo suyo y además, impulsaba a un equipo que por momentos parecía flaquear, a pesar de tener un hombre más en el campo que su rival.

Otro actor importante relacionado con el partido, en particular para México, fue Marco Rodríguez; a pesar de sacársela rifa del tigre mostró lo que varias veces había perdido aquí: temple y poca necesidad de protagonismo. Con las pantallas en los estadios evidenciando las decisiones de los jueces debe ser más difícil trabajar: pero marcar a la primera y en tiempo real, sigue siendo parte del juego, a menos que la FIFA voltee a ver a la NFL, adelantada años luz en este asunto de revisión de reglas y ajustes pertinentes. Es una lástima que un futbolista de excepción como Pirlo, quede fuera del certamen.

Mientras tanto, se disputó un partido que ya no definía clasificación alguna, aunque sí sentido del orgullo, por una parte, y por la otra, de la despedida de un gran jugador como Frank Lampard y quizá algunos otros como el icónico capitán Steven Gerard de la selección inglesa, urgida de entrar en un proceso no de renovación, sino de transformación desde las bases. Pero Costa Rica no está para relajaciones y salió a buscar el primer puesto del grupo como si se estuviera jugando la vida, la pura vida.

Dando juego a quienes hicieron el viaje como para que anoten en sus currícula que no solo estuvieron en un mundial, sin o que pisaron el húmedo pasto brasileño, el técnico Hodgson mandó un planteamiento ofensivo, una vez que la presión había desaparecido en lo inmediato aunque volvería tan pronto como los británicos volvieran a sus verdosos hogares. Pudo haber goles pero el destino parecía inclinado a que los ingleses no pudieran, a diferencia de los españoles, sacar un triunfo: acaso fue por la diferencia de que los costarricenses vienen dispuestos a dejar el alma, más allá de las circunstancias a veces caprichosas de ganar o perder.

Al respecto, algunas películas inglesas. En tono de comedia, El partido (Davis, 1999) sigue los avatares ancestrales de dos equipos representantes de sendos pubs escoceses y El nuevo entrenador (Damned United, 2008), en la que Tom Hooper recrea con cuadro actoral de lujo jugando en conjunto, la breve y convulsa estancia de Brian Clough al frente del Leeds United, puntualmente retratada por este filme, uno de los mejores de la temática futbolera. En Elsueño de Jimmy Grimble (Hay, 2000), se fantasea con la única esperanza para lidiar con su realidad está puesta en los botines, se recupera el tan lamentable tema del acoso escolar. Para analizar la situación del futbol inglés, tanto desde la perspectiva local como mundial, se puede revisar One Night in Turin (2010), documental basado en el libro de Pete Davies, narrado por Gary Oldman y dirigido por James Erskine, en el que se contrasta la compleja situación que vivía el deporte inventado por ellos mismos, en tiempos del mundial de Italia 90. Por su parte, el filme Galatasaray-Dépor (One day in Europe 2005), fue dirigido por Hannes Stör y retoma historias paralelas de extranjeros mientras se disputa esta final definida por el título.

Grupo C

En los partidos correspondientes a este sector todos tenían un motivo clasificatorio que jugarse, remoto o cercano según la situación. Colombia navegaba con bandera de liderazgo, mientras que el resto prendía su última vela esperanzadora. Los sudamericanos enfrentaron a unos aguerridos japoneses que, a pesar de saberse en inferioridad táctica y técnica, no dejaron de luchar a lo largo de todo el partido, no obstante terminaron goleadas acaso sin deberla ni temerla.

Si se levantaron de la guerra para ser una de las economías centrales de la actualidad, no iban a dejar de pelear para ganarle a los cafetaleros: así lo hicieron pero el talento y la cadencia de los otros amarillos los terminó por derrotar, con todo y la presencia del jugador más longevo en la historia de los mundiales, vigilando el arco cafetalero. Al final el marcador es más escandaloso y diferencial que lo que sucedió en el terreno, aunque cierto es que los colombianos levantan la mano para hacerle frente a los gigantes del área: el duelo con los uruguayos está para relamerse los bigotes.

No podía faltar la tragedia griega. Como el futbol también es teatral y requiere de secuencias dignas de angustia, los padres de la cultura occidental no podían traicionar a su legado, ni siquiera frente al equipo de Costa de Marfil que siempre jugó por encima de los resultados obtenidos: pero el futbol no solo es proceso, sino sobre todo, logro. El hermano de Yaya y Kolo recién fallecido acabó siendo homenajeado no por el triunfo, sino por la entrega hasta el último minuto, justo cuando se decidió el resultado. El valor es el mismo, porque los marcadores tienden a ser caprichosos, en contraste con la disposición en el campo que seguirá siendo una decisión más allá de las condiciones de origen.

Un penal discutible y al final los griegos avanzan a la siguiente fase ante unos marfileños que merecían, al igual que el mundial pasado, mejor suerte. Aunque claro, el futbol es paciente y ya recompensará a estos jugadores que hoy todavía cometen errores que les impiden llegar a instancias definitivas. La primera vez que los griegos alcanzan la siguiente ronda en un mundial tenía que ser de manera cardiaca. Solo sé que no sé nada.

www.cinematices.wordpress.com