Sonido & Visión

Mundial 2014 (2010): los africanos responden

A diferencia de los juegos olímpicos, en el mundial de fútbol no hay una correlación clara entre los países ganadores y su nivel de desarrollo: salvo Alemania, Francia e Inglaterra, las economías más fuertes del planeta como China, Rusia, Estados Unidos y Japón, no han ganado un título futbolero y usualmente lideran el medallero olímpico. Así, podemos observar que el crecimiento del fútbol en África se ha hecho palpable desde Italia 90 y, con altas y bajas, las naciones del continente más pobre del orbe han dado de qué hablar en los certámenes, aunque todavía sin alcanzar alguna semifinal.

El significado que ha alcanzado el fútbol para un continente como el africano se puede revisar en el emotivo filmeTheBeautifulGame(EU, 2012), documental abarcativo deVictorBuhler en el que consigue entretejer orgánicamente las vivencias y perspectivas de una gran cantidad de personas relacionadas con el fútbol,  entre gente común y personajes famosos, a través de diversos países como Kenia, Egipto, Nigeria, Ghana, Costa de Marfil y Sudáfrica.

En este sentido, Más que un balón (2014), documental realizado por Juan Rendón y el artista carioca VikMuniz, quien concibió y materializó una obra monumental con 20, 000 balones que instaló en el estadio Azteca y en una favela de Río. Producido por la cadena Netflix, la cinta contribuye a comprender cómo el fútbol puede convertirse en una plataforma de desarrollo para muchos jóvenes alrededor del mundo: una obra fílmica que implicó un largo periplo por nueve ciudades del planeta.

MESSI SE LEVANTA Y ANDA

Un primer tiempo en el que otra vez los ancestrales mecanismo persas adormecieron el partido, mientras que el talento individual de los argentinos no trascendía en la colectividad. Para la segunda parte, un poco de apertura y los iraníes alcanzan a generar oportunidades reales de gol, aunque en los minutos finales deciden replegar las tropas y apostar otra vez por el empate. Una vez advertido, demasiado tarde, que el amontonamiento de delanteros no necesariamente te genera un fútbol ofensivo eficaz, el cuerpo técnico argentino realiza cambios que ensanchan un poco la cancha pero se diluyen en la inoperancia.

La selección iraní planteó un trámite de alto grado de dificultad para los albicelestes.Irán insiste en bajarle el promedio de goles al mundial pero, siempre hay un pero, se les olvidó que Messi tiene que ser vigilado hasta el último segundo del partido, aunque el resto deambule como un imán que jala marca, abucheos y apenas despliegue dos o tres arrancones, suficiente para definir un partido. Eso sí, tan importante el anotador como el arquero Romero, que evitó dos potenciales goles del rival. Por lo visto hoy, el técnico iraní podría apostar por adelantar líneas y aprovechar de manera ofensiva la evidente habilidad de algunos de sus jugadores. Ojalá en Irán ya cambiaran algunas de sus políticas segregativas,como la de no dejar que las mujeres asistan a los estadios, y de paso, se posicionaren en el siglo XXI.

En este sentido, vale la pena destacar la figura del director fílmico JafarPanahi, arrestado simplemente por expresar su opinión, vía el cine, acerca de la discriminación que viven las mujeres en su país. Una muestra de su filmografía que viene a cuento es la película Offside (Irán, 2006), detonada argumentalmente a partir del intento de una niña disfrazada de niño para poder entrar al estadio y ver el partido de su selección contra Bahréin, decisivo en sus aspiraciones mundialistas. Personajes memorables, toques de comedia y sensibilidad que dejan a las autoridades y la absurda prohibición, en clarísimo fuera de lugar.

La filmografía argentina en materia futbolera es extensa. Una muestra:basada en los artículos del periodista deportivo Ricardo “Borocotó” Lorenzo y dirigida por LeopoldoTorres Ríos, Pelota de trapo (1948), narra los sueños de infancia que se gestan a partir de un esférico de manufactura casera que sirve para cimentar una carrera fulgurante, apenas interrumpida por un problema de salud: la esencia del juego se conserva más allá de los escenarios y recursos con los que se cuente.

ÁFRICA UNIDA

De Ghana ya se había visto parte de su potencial, a pesar de caer en su debut. Pero ahora, enfundados de rojo, salieron con frenesí y valentía frente a uno de los grandes favoritos del torneo. La disposición de los africanos y el carácter alemán de siempre, produjeron un bien jugado primer medio en el que solo faltaron las anotaciones: a pesar de que el balón fue más teutón, el equilibrio fue la constante. Aunque normalmente los hijos de padre y madre común son del mismo país, en este caso se enfrentaron dos hermanos, uno por Ghana y el otro por Alemania, que cuando se topaban en el terreno de juego se percibía todo excepto fraternidad: ya sabemos que en familia las relaciones se intensifican, para bien y para mal.

Para el segundo tiempo, el primer gol alemán despertó otra motivación de los ghaneses, quienes lejos de achicopalarse se pusieron a trabajar horas extra, al grado de darle la vuelta al marcador antes unos sorprendidos germanos, quienes vía su malencarado técnico, pusieron toda la carne al asador haciendo cambios por todas partes: con el sello de la casa, pronto consiguieron el empate en un juego que a estas alturas ya nos tenía más que emocionados, independientemente de aficiones. Para cerrar y dejar un recuerdo a manera de despedida, los alemanes derramaron sangre hasta en la última jugada. Dejarían de serlo.

Y en juego parejo, desempeñado con más intensidad que talento pero siempre interesante y cuyo destino debió de ser un empate, Nigeria derrotó a Bosnia para colocarse con buenas posibilidades de avanzar y, de paso, dejar fuera de toda opción a los europeosde seguir avanzando: se esperaba de ellos una mayor contundencia y continuidad en su accionar ofensivo, sobre todo por el personal con el que cuentany la demostración desplegada ante Argentina.

Un gol injustamente anulado de los bosnios y el que contó para los africanos precedido de una jugada polémica en la que pudo haber existido falta, se constituyeron en factores que dejaron un extraño sabor de boca. No obstante, la imaginación parece que regresó a los botines nigerianos después de estrellarse contra el muro persa, en particular en los de Emenike, vuelto una continua presencia acezante para los bosnios que sellaron su suerte hasta el final, dejando una pelota en el poste enviada por su estelar Dzeko y desviada por el arquero Enyeama, aún sin recibir gol en el torneo.

 

cinematices.wordpress.com