Sonido & Visión

Discos del 2013: jazz y géneros vecinos (segunda parte)

Continuamos el breve recorrido por algunos de los grandes discos de los géneros referidos, grabados en el año que apenas terminó, más o menos en el orden de predilección:

1. Without a Net de Wayne Shorter: con más de cincuenta años de innovadora trayectoria, el medular saxofonista de Nueva Jersey sigue caminando por la cuerda floja de la creatividad y la exploración, ya sin necesidad de contar con una red de contención dada su experiencia para estar en las alturas.

2. The Vigil de Chick Corea:con grupo multinacional que contribuye a la variedad de texturas aquí exploradas, el veterano tecladista con todo y su armadura de feliz figura, conserva intacta su energía bien afilada para la creación de espacios ricos en fusiones y llenos de sorpresas armónicas.

3. Guided Tour de The New Gary Burton Quartet:el vibrafonista más conocido del condado, entrega su segunda obra con esta alineación, que incluye al mexicano Antonio Sánchez, repartiendo elegancia y sabiduría, como si de un guía experto se tratara que nos lleva por la tradición del jazz.

4. Your Turn de Ceramic Dog: el trío integrado por el multi instrumentista Marc Ribot, Ches Smith en el apartado percusivo y el bajista ShahzadIsmaily, entrega una segunda obra que alcanza fuertes densidades cortesía de una guitarra poderosa, vocales contestatarias y ensambles intrincados.

5. Woman Child de Cécile McLorin Salvant: en la línea de las grandes divas del jazz, la veinteañera de Miami con antecedentes franceses y haitianos recorre con alma, convicción, poder lúdico y sensibilidad, tanto composiciones ancestrales como propias, provocando un deleite en estado puro.

6. Time Travel de Dave Douglas: en compañía de su compenetrado y elusivo quinteto, el trompetista de Montclair no solo viaja por el tiempo, sino también nos invita a emprender un periplo por estructuras de pronto reconocimiento y por aventuras más experimentales, cual denominación de origen.

7. Pushing the World Away de Kenny Garrett: el brillante saxofonista de Detroit sigue empujando el mundo y de paso las fronteras del postbop, aunque lo mejor de todo es que podemos acompañarlo, junto con los músicos de soporte, a lo largo de estos 12 cortes de excelsitud armónica.

8. Tap: John Zorn’s Book of Angels Vol. 20 de Pat Metheny: el melenudo guitarrista le rinde homenaje a uno de sus grandes referentes, retomando algunas de sus composiciones basadas en la ancestral música judía y equilibrando el aporte de su guitarra con la esencia de las piezas originales.

9. Prism de Dave Holland:con vitamínica y ecléctica orientación, el maestro del contrabajo y su trío de reconocidos cómplices le entran sin miramientos a la fusión, integrando prismáticamente caras de funk, rock y jazz, con los acostumbrados espacios para el virtuosismo de íntima conexión.

10. Magnetic de Terence Blanchard:la trompeta del de Nueva Orleans, con más de treinta discos grabados, mantiene su poder magnético recorriendo ya sea estructuras intrincadas o pasajes de clasicismo jazzístico, entre el frenesí de la síncopa y el reposo del piano.

11. Spellbound de Trilok Gurtu: el experimentado vocalista y percusionista de Bombay sigue erigiéndose como puente entre tradiciones musicales de uno y otro rincón del mundo, aquí a través de un jazz de frescura contagiante, cual pasaporte a lugares listos para ser descubiertos.

12. Functional Arrhythmias de Steve Coleman & Five Elements:el saxofonista de Chicago integra un marcado toque funky a estructuras jazzísticas que rompen métricas y rítmicas, como si un corazón de bombeo imprevisible acabara por funcionar como imparable motor de sonidos entrecortados.

13. That’s It! de Preservation Hall Jazz Band:con piezas propias por primera vez en sus más de 50 años de existencia, esta institución jazzística se da vuelo por las diversas posibilidades que el género ofrece, desde ponernos a bailar hasta elevar nuestro espíritu más allá del ritmo terrenal.

14. Shadow Man de Tim Berne’s Snakeoil: el conjunto de piezas, incluyendo una versión de Psalm de Paul Motian, parecen perseguir a una sombra que se escabulle entre un caos de abstracción, guiadas por el sax alto del oriundo de Syracuse, entregando su segundo disco bajo este proyecto.

15. Arborescence de Aaron Parks:apenas cumpliendo se tercera década de vida, el pianista de Seattle entrega una obra reflexiva, llena de sutiles matices y reiteraciones que conducen a la introspección, como si subiéramos paulatinamente por un árbol en continua evolución.

16. Heartto Heart: Solo Piano de Alan Broadbent: explotando múltiples capacidades de este instrumento tan melódico como rítmico, que tan bien integró el jazz a su universo, el músico neozelandés despliega técnica impecable pero sobre todo, corazón con espíritu percusivo.

17. 13 Degrees of Reality de The Heliocentrics:como siguiendo la ruta del sol, este grupo británico combina con imaginativa improvisación la electrónica con el jazz ácido y, por si hiciera falta, con un poco de R&B y funk, tal como se aprecia en éste, su tercer disco de retadora escucha.

18. Cinema Circus & Spaghetti: Sexmob Plays Fellini de Sexmob: después de un largo silencio que parecía definitivo, el efusivo cuarteto retoma las piezas de Nino Rota que se hicieran conocidas acompañando las imágenes del director italiano, como si un espectáculo de tres pistas se tratara.

19. Water and Earth de Jeremy Pelt: enclavado en el post-bop y con un aliento en la fusión, el trompetista californiano acomete las nueve piezas con la seguridad, clase y convicción de quien se sabe parte de la tradición, como las formas producidas por la conjunción del agua y la tierra.

20. In a World of Mallets de Jason Marsalis Vibes Quartet: el más pequeño del famoso clanjazzero, abrevando de padre y hermanos, ha optado por desarrollarse a través de las percusiones, particularmente el vibráfono, como se deja ver en esta obra repleta de armónicos mazazos.