Sonido & Visión

Discos del 2013: jazz y géneros vecinos (primera parte)

Una pronta revisada a algunos de los discos de jazz y anexas del año que recién terminó y que bien valen varias escuchas. En el orden más o menos de mis gustos.

1. Somewhere de Keith Jarret / Gary Peacock / Jack DeJohnette: uno de los tríos más importantes en la historia del jazz nos vuelve a obsequiar una muestra de su inalcanzable compenetración con este álbum grabado el 2009, a través del cual revisitan a Miles Davis y Leonard Bernstein, entre otros, y despliegan composiciones del propio pianista vía “triálogo” impecable. Una joya.

2. Dreamachines de John Zorn: el prolífico músico vanguardista de incansable producción, entrega una obra que se inscribe como la tercera parte de una trilogía en la que se retoman las estrategias de improvisación y grabación desarrolladas por Burroughs y Gysin, acá desarrolladas por un puñado de virtuosos comandados por el neoyorquino, músico clave del siglo XX y lo que va del XXI.

3. TheSirens de Chris Potter: cual canto de las siniestras criaturas que le dan título al disco, el quinteto de lujo comandado por el sax y clarinete del de Chicago, nos invita a esta odisea musical de cerebral estructura y lirismo palpable con pasajes referenciales, entre el piano de Craig Taborn y una ecléctica base rítmica.

4. Wisława de TomaszStanko New York Quartet: el gran trompetista polaco rinde sentido homenaje a su compatriota, la sutil y siempre cercana poetisa ganadora del Nobel recién fallecida, acompañado de un trío clásico que sostiene las búsquedas sonoras hermanadas en una bella caligrafía a lo largo de este doble álbum de jazzística poética en estado puro.

5. Chants de Craig Taborn Trio: a partir de un formato clásico, junto con Thomas Morgan (bajo) Gerald Cleaver (batería), el pianista de Minneapolis nos entrega nueve composiciones propias en las que establece, con sorprendente flexibilidad, una animada conversación sustentada en el respeto por el espacio de cada instrumento y una intrincación fluida de apuntes instrumentales.

6. Holding It Down: TheVeteran´sDream Project de VijayIyer& Mike Ladd: a manera de justo homenaje a los veteranos afroamericanos de las recientes guerras en Irak y Afganistán, usualmente olvidados, aparece esta obra que forma parte de una trilogía orientada a brindarle luz a historias ocultas, a través de enérgicas composiciones y el llamado spokenword.

7. Azurede Gary Peacock / Marilyn Crispell: excelsa conversación entre el contrabajo y el piano a lo largo de once cortes compuestos por el dueto en cuestión que por fin graba en estudio; la pianista de Filadelfia que participó en el cuarteto de AntonyBraxton aporta su mirada avantgarde, mientras que el gran bajista de Burley envuelve rítmica y melódicamente a las imprevisibles notas.

8. 39 Steps de John AbercrombieQuartet: la elegante guitarra se cobija con una batería en la que resuenan los platillos, un contrabajo bien puesto para la conversación y un piano tan discreto como conciliador en este álbum del músico neoyorquino con portada futbolera que sigue dando pasos en firme hacia la creación de ambientes cálidos.

9. QuartetteHumaine de Bob James / David Sanborn: reunidos de nuevo desde su anterior grabación en 1986, este par de músicos legendarios nos regalan una deliciosa mezcla de jazz aderezado con estructuras pop y funk, a través de las cuales transitan el teclado y el saxofón en prístina conjunción, siempre apoyados por una base rítmica que inspira inmediata confianza.

10. WalkingShadows de Joshua Redman: constituido como uno de los principales saxofonistas de los últimos veinte años, el californiano nos regala una muestra de sus intereses musicales vía versiones de otros grandes y con un par de composiciones propias, cobijado por una orquesta de largo alcance que lo coloca en la tradición y en la vanguardia, buscando a las sombras del futuro.

11. Tightropede 3 Cohens: en su cuarta obra, los hermanos israelitas Anat (sax tenor y clarinete), Yuvai (sax soprano) y Avishai (trompeta), vuelven a conjuntarse para compartir temas propios y versiones de gigantes como Monk, Ellington, Mulligan y Farmer, sobre el concepto de transitar por la cuerda floja de la improvisación colectiva con apoyo de otros grandes en la base rítmica.

12. No Beginning No End de José James:en su cuarto disco, el de Nueva York baja las luces y le pone una cadencia irresistible a su apuesta con instrumentaciones espaciadas, recitaciones convencidas y un dejo de drum’n’bass mezclado con soul, provocando una sensación de interminable intimidad que nunca se supo cuándo empezó.

13. Quercus de Quercus (June Tabor / IainBallamy / Huw Warren): las vocales de la primera se deslizan delicadamente junto al saxofón del segundo y el piano del tercero a través de estas once canciones capturadas en vivo en el 2006, edificando puntos de intersección entre el tradicional folk británico y un jazz ligeramente etéreo, cual telón de fondo para una obra shakesperiana.

14. New Life de Antonio Sanchez: el defeño ya está plenamente consolidado entre los grandes jazzistas del otro lado, tal como se puede corroborar en este álbum, su tercero solista, plagado de destellos creativos e imaginación rítmica orientada hacia la toma de riesgos que muestran la confianza adquirida y, desde luego, la oportunidad bien aprovechada de una nueva vida.

15. SayThatToSayThis de TromboneShorty: digno representante de su tierra, el oriundo de Nueva Orleans acomete su trompeta acompañada de ritmos efervescentes tendientes al funk y al R&B, amalgamados por el productor Raphael Saadiq y propuestos por una banda de contagiante vitalidad que impide la quietud.

16. City of BrokenDreams de Giovanni Guidi Trio: lleno de serenidad y soltura al mismo tiempo, el piano del todavía veinteañero músico italiano conversa reposada y cuidadosamente con el contrabajo de Thomas Morgan y la batería de João Lobo, a manera de telón de fondo para una caminata por un ciudad donde los sueños quedaron atrapados en una zona prohibida.

17. Dysnomia de Dawn of Midi: el trío de Brooklyn abre miradas y despliega un minimalismo insistente, a partir de percusiones incansablemente reiterativas, un bajo acechante y un piano que aparece por sorpresa para después cobijarse en el silencio; experimentación con estructura jazzística.

18. LiquidSpirit de Gregory Porter: el versátil cantante aquí funge como co-escritor de la mayoría de los temas que navegan sin dificultades, a través de una instrumentación fluida y una vocal barítona que sabe adaptarse pertinentemente a la naturaleza de cada canción, cual espíritu capaz de tomar formas diversas y conformar un mundo líquido, tal como se ha definido al nuestro.

19. North Hero de Chris Morrissey: en su segundo álbum, el bajista integra un cuarteto que muestra compenetración inmediata, transitando de un jazz clásico que encuentra clara identificación con las tradiciones, a ciertas texturas que parecen mirar hacia un futuro más cargado hacia la fusión, como si el heroísmo viniera del norte.

20. Parts of theEntirety de Tatvamasi: este cuarteto polaco recién formado debuta con una obra instalada en la fusión, particularmente entre el jazz y el rock, pero con toques balcánicos y de folklor centroeuropeo; la combinación resulta energética y reparadora, recordando las propuestas setenteras de frenesí inobjetable.

Blog: cinematices.wordpress.com