Sonido & Visión

Corona Capital 2013 (y II)

Continuamos con el recorrido por algunos de los participantes de este festival musical, llegando ya a su cuarta edición con este nombre, aunque heredero de esfuerzos previos que se han ido consolidando paulatinamente. Enseguida, algunos de los invitados que invaden los escenarios diversos de la celebración sonora.

ILUMINANDO LA NOCHE

De Nueva York, Vampire Weekend confirma su estatus de grupo vital del rock contemporáneo, con Paul Simon como figura referencial e incorporando sonidos de sofisticada estructuración, articulados en un pop que se eleva sobre rítmica africana y de cierto clasicismo roquero. Con el brillante Modern Vampires of the City (2013), su tercera entrega, han logrado ampliar sus márgenes estéticos y, de paso, nos han entregado uno de los grandes discos del presente año, plagado de melodías evocativas y armonías que muestran un colmillo cada vez más largo.

JURASSIC PARK

Sus guitarrazos sonaron fuerte a finales de los ochenta y principios de los noventa con discos ahora memorables como You´re Leaving All Over Me (1987), Bug (1988), Green Mind (1991) y Where You Been (1993); después de un periodo de hibernación, regresaron con más canas e igual energía para reclamar su lugar en el parque jurásico con obras como Beyond (2007), Farm (2009) y I Bet On Sky (2012). Dinasour Jr. es el grupo que cuando despertemos, parece que va a seguir ahí, jugando a convertir el ruido en melodía fuerte cual pisada de gigante reptil.

Por su parte, los muchachos de Queens of the Stone Age han demostrado que se puede seguir haciendo rock en estado puro sin caer en la mera repetición: con fuerte influencia del stoner rock setentero, las monarcas de la edad de piedra han entregado siete auténticos monolitos de grueso calibre, desde su álbum homónimo producido en 1999 hasta …Like Clock work (2013), transitando por todo lo que va del siglo con lujo de poder y creatividad, sacando agua hasta de las piedras más impenetrables.

Por no dejar, el festival incluye a uno de los sobrevivientes de la música disco (ahí están sus colaboraciones con Donna Summer), que igual ha fungido como productor, DJ, compositor de soundtracks y mezclador. Se trata del italiano Giorgio Moroder, ubicua figura durante los setenta y principios de los ochenta en los que se involucró en proyectos que se convirtieron en parte del fondo musical de aquellos años como sus álbumes From Here to Eternity (1977) o E=mc2 (1980), o bien sus composiciones fílmicas como Midnight Express (1978), Cat People (1982) y su reformulación del clásico Metrópolis (1984).

FEMINIDADES

Con el new wave como proceso en construcción, Blondie formó parte de un movimiento que abrió el panorama para el rock ochentero y se dio tiempo para firmar clásicos como Parallel Lines (1978). Deborah Harry, de fuerte presencia escénica, se convirtió en cierto prototipo de vocalista capaz de combinar intensidad con feminidad. Tras un largo retiro de más de 17 años, volvieron con No Exit (1999) y vienen con Panic of Girls (2011), como para dejar en claro que aún están dispuestos a seguir azuzando cabelleras.

The Breeders se formó por Kim Deal (Pixies) y Tanya Donelly (Throwing Muses), dos mujeres de bravía expresión y sólida trayectoria, desgranada en el brillantemente intenso Pod (1990) y en el clásico Last Splash (1993), álbum que sirve de base para su presentación en vivo: un pop de bajo energético y guitarras con filo recién sacado; tras un periodo de ausencia, volvieron con Title Tk (2002) y Mountain Battles (2008). Ojalá que su presentación sirva para motivar otras grabaciones.

Con sangre de Sri Lanka y contexto británico, M.I.A. nos canta desde un urbanismo eléctrico que entremezcla el funk, hip-hop y ritmos bailables con una actitud que captura atenciones: con tres álbumes en su trayectoria, la cantante también le da voz a la inmigración como un fenómeno definitorio del mundo contemporáneo. En este tenor de colocar la agresión como instinto de sobrevivencia, el grupo debutante Savages se presenta con Silence Yourself (2013), sugerencia en clave decidida para tomar conciencia de nuestro alrededor.

Para completar el cuadro femenino, Claude Boucher, mejor conocida como Grimes, sorprendió a propios y ya no tan extraños con su álbum Visions (2012), lleno de complejas estructuras entre las que sobresalía una vocal que puede provocar escalofríos o bien una extraña atracción, cual hipnotismo propio de las hechiceras.

Muchos más son los invitados a esta fiesta musical que paulatinamente va ganando espacios en orejas y corazones del respetable. Aquí solo una pequeña muestra del repertorio que permite resignificar la importancia de los conciertos como manifestación viva de una cultura que parece crecer, a pesar las transformaciones culturales de producción, distribución y exhibición.

cinematices.wordpress.com