Sonido & Visión

Corona Capital II, seguimos el recorrido por el festival

BLACK ENGLISH (14:10 - 14:50)

Este sexteto angelino tuvo que cambiar de nombre por las confusiones que su suscitaron con otras bandas. Se llamaban No y grabaron un disco titulado El Prado (que es el que tengo en mis manos). Ahora se van a llamar Black English y su disco se va a titular No (2014). Más allá de la dificultad de acomodar este álbum en la letra correspondiente, resulta una grata sorpresa por tratarse de un prometedor debut que combina un fino pop con capacidades energizantes en la línea de Interpol y The National.

CULTS (15:30 – 16:10)

Primero conocimos sus canciones y después a sus creadores, el guitarrista Brian Oblivion y la cantante de aniñada voz Madeline Follin. Pareja en todos sentidos formada en Nueva York, materializaron sus inquietudes en Cults (2011), primer largo después de algunos sencillos, al que le siguió Static (2013), que parecía desarrollarse bajo los rayos del sol a partir de un pop que se despliega con afán explorador, encontrándose con rockeras tesituras.


BLACK KIDS (16:50 – 17:30)

Típico grupo de la era Internet, también se internó por parajes de los clásicos sonidos de los ochentas con salpicadas del pop sesentero y aliento funky, construyendo una propuesta digna de exponerse en cualquier fiesta intergeneracional. Grupo mixto en género y raza, presentaron Wizard of Ahhs (2007)  y, aprovechando las redes virtuales para grabar su debut largo, el efusivo Partie Traumatic (2008), buen complemento para mantener la alegría en el fin de semana vampírico, por aquello de no querer o poder dormir de noche. Un largo silencio y ahora suena el sencillo Origami (2014), porque el show se detiene pero al final, debe continuar.


JENNY LEWIS (18:10 – 19:10)

La lideresa de Rilo Kiley nos ha regalado entregas indiviudales que se desplazan de manera natural entre el rock, el folk y el country: debutó en solitario con Rabbit Fur Coat (2006), cual preparación para el brillante Acid Tongue (2008), ya encontrando en definitiva voz propia. De regreso a la soledad, presenta ahora The Voyager (2014), uno de los mejores discos del año en el que propone un sincero recorrido por los sinsabores ineludibles que van dejando las relaciones fracturadas o de plano rotas, desde la adolescencia hasta ya entrados los treintas. Y lo que falta.

CONOR OBERST (20:00 – 21:00)

Sin Bright Eyes y Monsters of Folk, este cantante y compositor de Omaha ha construido una propuesta cercana y abiertamente sensible, tendiente a una lógica más acústica, que se empezó a dibujar a partir de Conor Oberst (2008), álbum homónimo que antecedió a Outher South (2010), grabado con la Mystic Valley Band, en plena comunión creativa y cuyo complemento se tituló One of MyKind (2012) integrado por lados B, EP´s derivados del tour y otras rarezas. En plan intimista como si se hubiera escapado de los años setenta, viene con Upside-down Mountain (2014), delicada obra que endulza e ilumina, sin empalagar aunque sí deslumbrante.


MGMT (22:00 – 23:00)

Sobre una consistente estructura sonora apoyada en el uso de sintetizadores sin perder el olfato melódico, este dúo originario de Connecticut y formado en el 2002, sorprendió gratamente con el irreverente Oracular Spectacular (2008), su primer largo tras haberse dado a conocer vía el EP Time ToPretend (05), con cierto espíritu de los Flaming Lips, aromatizado con sustancias evasivas.

Ben Goldwasser y Andrew Van Wyngarden han logrado amalgamar lances prestados de la psicodelia, el pop y el electrorock para cimentar su muy audible y actualizada propuesta, tal como quedó de manifiesto en Congratulations (2010), un segundo largo que nos lleva por senderos de mayor sicodelia, atravesando paisajes hipnóticos o de reconocible aspecto, como si de un viaje sideral se tratara pero con imágenes conocidas.

Para el 2011 participaron en el proyecto Late Night Tales, grabando un disco con sus remezclas y demostrando, de paso, su colmillo para ambientar lances nocturnos de diversa índole. Con MGMT (2013) continuaron su recorrido por una electrónica llena de pelusa en el que todos cabemos, entre alivianes a mitad de la banqueta al lado de algún alienígena y una tristeza de la buena, aunque la vida sea una mentira.


SÁBADO: DORITOS

La cantante danesa Karen Marie Ørsted, conocida como MØ que se diera a conocer por su contribución vocal con Avicci, abre al filo de la tarde este escenario con su pop electrónico de influencias ilustres. No Mythologies to Follow (2014) es su ecléctica tarjeta de presentación, con salpicadas de hip-hop, aires sesenteros y una electrónica que ante la dificultad de seguir los grandes relato, habrá que reinventarse.

El cuarteto originario de Nueva Jersey conocido como Real Estate, integrado por viejos cómplices preparatorianos que han tocado en otros grupos, se desempeñan en los terrenos del rock con aroma indie como se puede verificó en Real Estate (2009) se primera obra; el proyecto continuó con Days (2011) y se consolidó con Atlas (2014) se disco más redondo, mejor enfocado y producido, arriesgando con toques de psicodelia sobre estructuras melódicas de inmediata conexión. El cartel continúa con Kongos, de aliento masivo con rítmicas enfáticas que buscan movilizar grandes públicos, como se puede corroborar en Kongos (2007) y Lunatic (2014).

Después hará acto de presencia el trío escocés Biffy Clyro, en los lindes del pop y el punk buscando el resquicio melódico: activos desde el 2002, traen consigo Lonely Revolutions (2014), su más reciente grabación. Con Holy Ghost! la fiesta con ecos retrospectivos continúa sin parar. Alex Frankel y Nick Millhiser, amigos desde la infancia en Manhattan, fueron parte de un grupo de rap antes de conformar la agrupación que hoy los reúne.

Pasaron por varios momentos entre componiendo y mezclando hasta que grabaron el EP Staticon the Wire (2010), obra que abriría las puertas para Holy Ghost! (2011), su homónimo debut largo que integró varios de los esfuerzos previos y algunas propuestas inéditas, entre las que se identifica una clara influencia, para variar, de los sonidos de los ochenta en pleno desenfreno guiado por los teclados y una estructura de armonía pop que no admite quietud. Vienen a presentarnos Dynamics (2013), título preciso para el efecto que produce su escucha.

http://cinematices.wordpress.com