Género en su Tinta

Cultura para la paz

En este tiempo de conflicto y desesperación social es importante centrar la atención desarrollar estrategias distintas para obtener resultados diferentes con base en el compromiso objetivo y sistematizado de construir una educación y comunicación centradas en la paz.Probado está que es más fácil hacer la guerra, es decir nos seduce más hablar del conflicto que de las alternativas de solución. Incluso en asuntos personales muchos procuran el chisme cuando no la calumnia en lugar del respetuoso intercambio de ideas en aras de relaciones honestas y acuerdos tolerantes.Sin haberlo permitido, nos hemos convertido en vehículos del resentimiento social, vamos quejándonos de las injusticias sin proponer nada para hacer equitativas nuestras relaciones y saludable nuestro entorno, descuidando que el inicio está en nuestros juicios y en la conciencia particular.Hablar siempre de la compleja economía, de los empresarios y políticos deshonestos, de la muerte y los episodios sangrientos, solo parcializa nuestra vigilancia de lo real y nos hace vulnerables a dar crédito y reconocimiento a falsos profetas de la verdad tan sólo por encontrar en su discurso algo que se le parece a la tranquilidad de espíritu.La paz no es un ideal utópico, es una construcción presente que debemos hacer al día en la determinación consiente, en el discurso, la acción y  la defensa. ¿Cuántos de nuestros chicos y chicas adolescentes sabenquién fue el reverendo Luther King o conocen las ideas de Gilberto Rincón Gallardo? ¿Cuántos padres y madres, a la muerte de Nelson Mandela motivaron a sus críos con su vida y  su lucha?, ¿En qué sobremesas se habla del pensamiento de Rigoberta Menchú o de la obra de ONUSIDA o Greenpeace o Amnistía Internacional? ¿Cuánto sabemos de Harvey Milk y su lucha por los derechos de las minorías sexuales en Estados y cuántos fuimos  sensibles a  las palabras de Malala Yousafzaial recibir el premio Nobel?Comunicar y educar en la paz contribuye no sólo a la igualdad de género sino a la exaltación de altos valores humanos y además nos aproxima a la esperanza y al optimismo de comprobar lo que dice el poema Desiderata: “Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales, la vida está llena de heroísmo” 


ferfernando@hotmail.com