Neteando con Fernanda

No te olvides de alimentar tu mente

Bien sabemos cuáles son los alimentos que nutren nuestro cuerpo, independientemente de que los consumamos o estén al alcance de nuestro bolsillo. La alimentación es importante —“somos lo que comemos”, dicen algunos—  y nos preocupa. Entendemos que es fundamental consumir frutas y verduras, carbohidratos y proteínas; además, sabemos cuáles son mejores que otros, los que tienen antioxidantes, omega 3 o vitaminas. Huimos de la comida chatarra como si del mismo diablo se tratara (o eso decimos, porque la realidad es que veo los restaurantes especializados en comida chatarra llenos todos los días). Nos preocupamos por los nutrientes y las calorías y nos esforzamos por comer saludable, además de que tenga un buen sabor. 

Por supuesto que cuidar de la nutrición está muy bien, pero también habría que preocuparnos por el “alimento” para nuestra mente. ¿Qué tanta atención ponemos a lo que vemos, leemos y escuchamos? ¿Nos nutre y aporta o es más bien pura comida chatarra? Es una elección personal. Al igual que cuidamos nuestro cuerpo podemos preparar “comida” de primera calidad para nuestra mente: leer un libro, asistir a un concierto, una conferencia o al teatro.

La semana pasada estuve en el Hay Festival en Xalapa. Éste es un festival de literatura que inició en Gales, Reino Unido, hace unos 25 años y desde hace cuatro reúne a grandes personajes en Xalapa, Veracruz. En esta ocasión, por ejemplo, pude reír con el humor de Salman Rushdie, entender la importancia de la oscuridad en una entrevista con Paul Bogart (les conté la semana pasada), también tuve una conversación con el autor brasileño Marçal Aquino, quien escribió Recibiría las peores noticias de tus lindos labios, sobre ese estado de “locura” que nos produce el amor. Escuché a la bloguera Yoani Sánchez hablar de 14ymedio.com, que tiene como propósito ofrecer a los cubanos una fuente de información confiable.

Asistí a la conversación de Eduardo Rabasa, editor de Sexto Piso, y con el autor y periodista español Xavi Ayén sobre su primera novela (muy buena, por cierto) La suma de los ceros. Confieso que me quedé con ganas de entrevistar a mucha gente, entre ellos a Nell Leyshon, Joumana Haddad y Álvaro Enrigue, (con el que pude platicar brevemente sobre su novela Muerte súbita, una de las que más me ha gustado en los últimos meses).

Álvaro Cueva nos dice siempre que “luchemos” por ver tal o cual programa en la tv; yo digo lo mismo de este festival: “luchen” por ir en octubre del año que entra. Mientras tanto, hay muchas actividades que nos pueden proporcionar un muy buen alimento para la mente. En Guanajuato tenemos al Festival Internacional Cervantino con unos invitados de lujo como son Japón y Nuevo León. En unos días comienza Tijuana Innovadora, una maravilla de evento que organiza don Pepe Galicot y un gran equipo, que reúne durante unos días a destacados personajes en esa vibrante e innovadora ciudad que es Tijuana. Si tienen oportunidad de asistir, no se la pierdan. Este fin de semana están en la Ciudad de México la Feria Internacional del Libro en el Zócalo y el Corona Capital.

Si quieren buscar un buen alimento para la mente: basta con revisar las opciones culturales en nuestra ciudad. Seguramente encontraremos algo interesante: eventos de poesía, danza, teatro, entre otras, a precios razonables. Por ejemplo, en el Museo Tamayo está la exposición de Yayoi Kusama, que ha sido vista por más de 2 millones de personas en otros países y vale la pena aguantar las filas para verla. Lo mismo digo de la exposición En esto ver aquello, Octavio Paz y el arte, que se presenta en el Palacio de Bellas Artes y reúne artistas de la talla de Picasso, Pollock, Leonora Carrington, la famosa pintura de sor Juana de Cabrera y una de mis piezas prehispánicas favoritas: El aviador que generosamente prestó a la exposición el Museo de Antropología de Xalapa. En el Museo Soumaya Plaza Carso está la exposición de Sofía Loren México Ayer, hoy y mañana. Busquen los horarios de las visitas guiadas; con suerte, les toca la de Raquel Gutiérrez (@raquetadetenis), quien es una maravilla.

Si  somos lo que comemos, el alimento que le damos a nuestra mente nos define como seres humanos. No estamos obligados a escuchar, ver y leer basura. Afortunadamente, existen miles de libros, exposiciones, conciertos que nos enseñan, cuestionan, sorprenden, enojan, maravillan y nos obligan a reflexionar. Al igual que nos reunimos para compartir los alimentos con quienes queremos, podemos compartir con ellos esta “comida para la mente” y recomendar lo bueno que hemos leído, visto o escuchado. Buen domingo.

 

fernanda@milenio.com

http://www.milenio.com/blog/fernanda

Twitter http://twitter.com/FernandaT