Neteando con Fernanda

Los cinco libros de Borges y Vargas Llosa en una isla desierta


Dicen que recordar es volver a vivir y de alguna manera lo es. El jueves pasado, a punto de tomar un avión para comenzar mis vacaciones, abrí Facebook y me topé con un mensaje (o más bien Facebook me recordó) una foto de una entrevista que hice a Mario Vargas Llosa hace cinco años cuando entre otras actividades fue galardonado con la Orden Mexicana del Águila Azteca y se presentó como actor en Bellas Artes en Las mil noches y una noche. No es que haya olvidado la entrevista. Desde luego que fue muy especial para mí y recuerdo perfectamente aquel día en el Hotel Geneve. Los nervios, la noche sin dormir leyendo para preparar las preguntas, etc. Entonces recordé que no había publicado (por razones que no viene al caso contar hoy) mi parte favorita de esa entrevista y creo que hoy es un buen día para hacerlo. Resulta que mientras preparaba las preguntas, encontré una entrevista que realizó el mismo Vargas Llosa a Jorge Luis Borges en 1963 y me gustó mucho la última de las preguntas de esa entrevista y decidí copiársela:

Usted le preguntó en una entrevista a Jorge Luis Borges en 1963 qué libros se llevaría a una isla desierta. ¿Cuáles se llevaría usted?

Pues seguramente me llevaría el Quijote, obra maestra de nuestro idioma. Me llevaría una novela de Tolstói que es un escritor que admiro enormemente, La guerra y la paz. Me llevaría alguna novela de Flaubert que ha sido para mí un maestro verdaderamente en mi trabajo de escritor, seguramente Madame Bovary. Me llevaría una novela de Faulkner que es también otro de los escritores que no solo admiro más, sino del que he aprendido más. Y me llevaría, como seguramente en una isla desierta pasaría mucho tiempo, una obra muy difícil de leer que me tuviera ocupado, por ejemplo una obra de Joyce que nunca he podido leer, en la que cada vez que lo he intentado he fracasado, que es el Finnegans Wake, una obra dificilísima que yo creo que es una obra que pocas personas han podido descifrar porque está escrita al mismo tiempo que en inglés en no sé cuantos idiomas. Y entonces creo que no estaría aburrido. Tendría trabajo intelectual para rato en esa isla desierta.

Seguramente sentirán curiosidad por lo que respondió Borges a la pregunta de Vargas LLosa*, por lo que transcribo el fragmento correspondiente de esa entrevista:

MVL: Para terminar, le voy a hacer otra pregunta convencional: si tuviera que pasar el resto de sus días en una isla desierta con cinco libros ¿cuáles elegiría?

JLB: Es una pregunta difícil, porque cinco es poco o es demasiado. Además, no sé si se trata de cinco libros o de cinco volúmenes.

MVL: Digamos, cinco volúmenes.

JLB: ¿Cinco volúmenes? Bueno, yo creo que llevaría la Historia de la declinación y caída del lmperio romano de Gibbon. No creo que llevaría ninguna novela sino más bien un libro de historia. Bueno, vamos a suponer que eso sea en una edición de dos volúmenes. Luego, me gustaría llevar algún libro que yo no comprendiera del todo para poder leerlo y releerlo, digamos la Introducción a la filosofía de las matemáticas de Russell o algún libro de Henri Poincaré. Me gustaría llevar eso también. Ya tenemos tres volúmenes. Luego, podría llevar un volumen cualquiera, elegido el azar de una enciclopedia. Ahí ya podría haber muchas lecturas. Sobre todo, no de una enciclopedia actual porque son libros de consulta, sino de una enciclopedia publicada hacia 1910 o 1911, algún volumen de Brockhaus o de Mayer o de la Enciclopedia Británica, es decir cuando las enciclopedias eran todavía libros de lectura. Tenemos cuatro y luego, para el último, voy a hacer una trampa, voy a llevar un libro que es una biblioteca, es decir llevaría la Biblia. Y en cuanto a la poesía, que está ausente de este catálogo, eso me obligaría a encargarme yo, y entonces no leería versos. Además, mi memoria está tan poblada de versos que creo que no necesito libros. Yo mismo soy una especie de antología de muchas literaturas. Yo, que recuerdo mal las circunstancias de mi propia vida, puedo decirle indefinidamente y tediosamente versos en latín, en español, en inglés, en inglés antiguo, en francés, en italiano, en portugués. No sé si he contestado bien a su pregunta.

MVL: Sí, muy bien, Jorge Luis Borges. Muchas gracias.

¿Qué libros te llevarías tú a una isla desierta? Buen domingo a todos.

*(Para leer la entrevista completa http://ddooss.org/articulos/entrevistas/J_Luis_Borges.htm).

fernanda@milenio.com
http://www.milenio.com/blog/fernanda
Twitter http://twitter.com/FernandaT