Neteando con Fernanda

El Dalái Lama, Jody, Carl y la responsabilidad de los medios

Durante la última semana tuve la oportunidad de escuchar a gente fuera de serie en el Hay Festival de Xalapa, como a la activista Jody Wiliams, Premio Nobel de la Paz en 1997 por su trabajo para prohibir las minas antipersonales, al periodista Carl Bernstein, famoso por su participación para reportar los hechos del escándalo Watergate, que llevaría a investigaciones gubernamentales y a la renuncia del ex presidente Richard Nixon, y al Dalái Lama en la conferencia de prensa que dio a su llegada a México. Próximamente, les iré contando más a detalle esas charlas, pero quiero mencionar que me llamó la atención el que los tres hayan hablado de la responsabilidad de los medios en la sociedad actual.

Para Carl Bernstein, lo que el periodismo requiere y en lo que debe centrarse es la búsqueda de la mejor versión que puedas obtener de la verdad. “Es una frase simple, pero es difícil de conseguir, ya que requiere perseverancia, sentido común, compromiso; por parte de los periodistas, como de los medios. Requiere de verdadera humildad. Nuestro trabajo no es ser fiscales, sino más bien encontrar lo que está sucediendo en un contexto que no sabemos”. Desde hace varios años, le preocupa el giro que ha dado el periodismo. En su artículo titulado “La cultura de idiotas” (http://carlbernstein.com/magazines_the_idiot_culture.pdf) señala que en su país: “la cobertura de noticias está distorsionada por las celebridades, la idolatría de las mismas, la reducción de las noticias al chisme —que es la forma más baja de la noticia—, el sensacionalismo, y el discurso político y social en el que nosotros —la prensa, los medios, los políticos y las personas— nos estamos convirtiendo en alcantarillas”. Bernstein considera que para poder cambiar ese tipo de cultura es necesario que cada vez más periodistas, de forma individual, y más medios se comprometan a buscar la mejor versión para obtener la verdad. Para ello, recomienda volver al periodismo de antaño: verificar fuentes, tocar puertas y mucho trabajo.

A Jody Williams le preocupa también la labor de los medios: “Hoy en día, en mi país, lo que pasa con una estrella se muestra como si fuera noticia. Eso no es una noticia. No tiene nada que ver en mi vida lo que ellos hacen, pero lo están pasando como noticia para hacer una población menos informada. Para hacer ciudadanos que no entienden lo que es ser ciudadano”. Para Jody es importante dar el primer paso para ser parte de un cambio si lo damos, estamos en camino de un mundo mejor. Ella aprendió que con la acción se pueden hacer cambios importantes y contribuir a mejorar las cosas.

Durante su conferencia, el Dalái Lama hizo énfasis en la responsabilidad de los medios para promover los valores humanos fundamentales. El líder espiritual y Premio Nobel de la Paz, considera que hay un exceso de sensacionalismo y noticias negativas que causan al lector un sentimiento de frustración. “Por supuesto que hay que informar de lo negativo pero hay noticias positivas para incorporar dentro del periodismo para que el lector tenga un balance y pueda disfrutar de algo positivo. En las sociedades democráticas, la gente es la que gobierna al país. El mundo es algo que le pertenece a 7 mil millones de personas. Son ellas las que deberían gobernarlo. Entonces, es el pueblo de ese país quien, en última instancia, tiene que gobernar y para ello deberían estar bien informados con un periodismo que investiga, que busca la verdad y la informa, pero siempre con veracidad, honestidad e imparcialidad”.

Después de escucharlos me queda claro que si tres personas sobresalientes en sus respectivas actividades están haciendo este tipo de reflexiones es momento de que como individuos y sociedad también las hagamos. Los medios escogen de qué hablar y cómo decirlo mientras que los lectores, televidentes, internautas y radioescuchas eligen los contenidos que consumirán. Cada uno es libre de elegir lo que le parezca mejor, pero tiene que estar consciente de que su elección tiene consecuencias en su vida y en la sociedad.

De forma individual, y cada uno desde su trinchera, es necesario que nos preguntemos qué ofrecemos y qué consumimos ¿Estamos informando con la verdad? ¿Buscamos informarnos y ser mejores ciudadanos para poder tomar mejores decisiones? ¿Qué información buscamos y difundimos en las redes sociales? Es necesario preguntarnos si nuestra elección contribuye a un mundo de paz, armonía y ayuda a ser y formar mejores ciudadanos, o forma parte de la cultura de los idiotas, que describe Bernstein. A esa pregunta, no hay respuestas correctas o equivocadas, simplemente hay que medir los efectos en la sociedad y hacernos responsables de las consecuencias.

fernanda@milenio.com

http://blogs.milenio.com/blog/112

Twitter http://twitter.com/FernandaT