Andar en bici no es inseguro

El problema de fondo a resolver en materia de movilidad no es, ni la calidad y disponibilidad del transporte, ni la tarifa, ni la existencia de infraestructura apropiada para bicicletas, ni el mejoramiento de banquetas.

El problema de fondo es la saturación de automóviles en la ciudad.

Es el crecimiento del parque vehicular el que ha reducido alarmantemente nuestra capacidad para desplazarnos eficazmente, el que ha saturado las arterias viales de la ciudad incrementando los tiempos de movimiento, el que es responsable del 85 por ciento de la contaminación atmosférica y el culpable de la reducción de la seguridad vial en nuestras calles.

Si bien los programas recientes para la conducción responsable ya dan muestra de resultar exitosos, estableciendo justa mano dura contra aquellos que ingieren alcohol y manejan, hay que decir que solo el 26 por ciento de los accidentes en automóvil son ocasionados por el alcohol. El 74 por ciento restante solo podrá reducirse disminuyendo la cantidad de autos en las calles.

Y ahí sí, el único camino es convencer a la población de desplazarse por medio de alternativas al automóvil.

Mejorar el transporte público para hacerlo competitivo en relación al auto será un proceso que le tomará años a la ciudad y que necesitará un fuerte impulso económico. No así la bicicleta.

Si bien es urgente el desarrollo de infraestructura para la bici y puede resultar bastante rápido y económico convertirnos en una ciudad ciclista, un porcentaje alto de la población podría moverse en bici desde ya.

Aunque pesa fuerte el argumento que asegura que el uso de la bici es altamente peligroso en la ciudad, las estadísticas muestran lo contrario.

Comparemos, por ejemplo, con el automóvil en el que se realizan aproximadamente 3 millones de viajes diarios y provoca cerca de 1,500 muertes al año, contra la bicicleta en la que se realizan aproximadamente 200 mil viajes al día y fallecen en promedio 30 usuarios al año. Sobra agregar que la inmensa mayoría de los decesos en bici son además provocados por vehículos motorizados.  Y ni qué decir de las motocicletas cuyo índice de accidentabilidad es mayor en todos los escenarios.

Sin embargo sobre la decisión personal de usar una bicicleta para desplazarse pesan los prejuicios acumulados históricamente.

Si el tema es la percepción de seguridad, entonces debemos todos de trabajar para modificar esa percepción. Cada uno de los habitantes de esta ciudad que hemos decidido cambiar nuestra manera de desplazarnos para hacerlo a bordo de una simple bicicleta sabemos que la inseguridad deja de ser importante después de un tiempo de experiencia. Digámoslo.

Que tengan el mejor 2014.

http://twitter.com/felipeno