Caleidoscopio

Otra vez un francés en La Laguna

Tengo de nuevo la afortunada visita de un Francés en La Laguna, PhilippeDucrú, mi amigo de la Provenza, quien busca de nuevo el paisaje coahuilense y el contacto con nosotros, pues gusta de la buena vida, de la aventura y del descubrimiento de nuevos sabores y colores del paisaje local;  busca la conversación amena y el diálogo que surge de confrontar costumbres, ideas, modos de pensar. 

Gracias a ello, al cotorreo sabroso de temas candentes, de actualidad, el terrorismo que ahora sufren los galos, la violencia y otros fenómenos que día a día adquieren carta de naturalización en un mundo convulso y complejo; tema recurrente que persigue dar luces de  como lograr la supervivencia del ecosistema de este planeta, que llamamos tierra, aquí y en Francia.

Son muchos los desafíos que se enfrentan en el mundo, pero más importa lo que pasa en el país, en este país nuestro:  que sí estamos en el último lugar en transparencia, donde la lupa para el escrutinio de los gastos de los políticos es muy pobre; que si la corrupción nos invade de manera brutal, todo lo permea  y  es un fenómeno de corrupción rampante, desorganizada, donde los vacíos que se propician por la ausencia del Estado, son llenados por otros actores, no siempre de la sociedad civil, sino de la delincuencia; que si la impunidad es una enfermedad incurable, que si los efectos de ella son violencia, desorden, perdida de valores, olvido de la ética.

Pero la sociedad no recapacita, no sospecha, solo murmura de boca en boca, de manera tenue y no a gritos, como si fuera el grito de desesperanza y de angustia, cual se vivió tras los atentados de París perpetrados contra el pueblo parisino en la noche del 13 de noviembre pasado.

Grave, sí, pero el dilema no es un evento aislado, por más grave que parezca, sino el evento que se perpetua día a día y se extiende por todos los rincones del planeta, por los mares y los ríos, por la atmósfera y sus cielos, que parecen limpios pero no lo son tanto. Me refiero al dilema de las consecuencias del cambio climático.

¿A dónde vamos?

¿ A quién le importa el peligro del colapso que se avecina?

¿ Nos damos cuenta de los riesgos de la posible desaparición del planeta?

Tal vez la tecnología algún día descubra una solución inesperada. Mientras  mas tardemos en actuar, más difícil será.


federicoramos@prodigy.net.mx