Caleidoscopio

¿Por qué los países son pobres?

La pregunta obligada para un país pobre como México es: ¿cómo le hacen otros países para progresar y darle a sus ciudadanos prosperidad? Sin duda, nada se puede lograr si un pueblo no es trabajador o dedicado; así nada avanza. Pero no es el caso de nuestro México, cuya pobreza ancestral no obedece a una falta de dedicación o ingenio de su gente, sino más bien a una equivocada postura de sus élites o clases gobernantes, que por lo general son reaccionarios, atrasados, incultos y violentos, además de conservadores y faltos de una visión del futuro que incluya en sus pensamientos el progreso de su pueblo. Piensan más en su persona o su grupo político o en su familia.
Una lectura muy recomendable para tratar de encontrar soluciones, es estudiar lo que han hecho los países exitosos. ¿Qué ha hecho Chile o Irlanda o China para salir del atraso? ¿Qué pasa cuando un pueblo y sus gobernantes no aplican la lógica  y el sentido común, o que, ¿valen más los intereses de unos pocos que los de la gran mayoría?
Algunas de esas respuestas están contenidas en el magnífico libro intitulado “Por que fracasan los Países” de Daron Acemoglu y James Robin, ambos investigadores del MIT, quienes postulan la tesis de que hay dos clases de países: los que sus élites y gobernantes impulsan sistemas económicos “extractivos” o los que impulsan sistemas económicos “incluyentes”.
 Los primeros, los “extractivos” promueven el paradigma de distribuir la riqueza en lugar de fomentar crearla. Los segundos, los “incluyentes” promueven, mediante incentivos a la inversión, crear riqueza y luego, distribuirla. Los primeros utilizan las leyes y reglamentos, que por lo general son abigarrados, complejos y exhaustivos, para aplicarlos de manera laxa y discrecional, según convenga a la clase de mayor poder,  en su deseo de apropiarse de la renta nacional. Los segundos tienen por lo general leyes sencillas y fáciles de entender, pero los gobernantes las aplican con mucho rigor y sin excepciones.
Entonces, insisto, amigo lector, ¿qué han hecho países como Chile o China o Irlanda para progresar?
México tiene un gran futuro solo si logramos, a partir de los esfuerzos de la sociedad civil, cambiar el paradigma de nuestros gobernantes,  para que actúen en favor de la sociedad en general y abandonen la política de extracción de la renta nacional por unos cuantos monopolios públicos y privados, por un sindicalismo atrasado sin visión del futuro,  pero muy duchos en hacerse ricos, o de un empresariado voraz y carente de responsabilidad social. ¡Ya es tiempo de empezar!


federicoramos@prodigy.net.mx