Caleidoscopio

¿Cómo le hago para ser optimista?

Ayer se presentó al Congreso el resultado del análisis de la Cuenta Pública de 2013.Los periódicos del país encabezan sus notas de esta manera: “Desvían Entidades Federativas (Estados) $67 mil millones de pesos” “Malgastan recursos en el Congreso”… “Senado ocultó gasto de $1,200 millones de pesos”… “Anomalías crecen 13.5% en la nómina del SNTE” Esto es solo un pequeñísimo ejemplo de la terrible carga que nos agobia por la falta de trasparencia de nuestros gobernantes,según es el consenso general y unánime de los ciudadanos , y con ello, como apuntalando lo que el respetable público opina, se desprende de  la opinión del Auditor Juan Manuel Portal, quien sin empachos dijo ayerfrente a los señores diputados del país, en la mismísima tribuna del Congreso de la Unión: “ Existe una carencia de sensibilización de los mandos superiores respecto a  la ética e integridad con la que se deben de manejar los dineros del pueblo”. Los diputados le aplaudieron. Más en detalle, quien incursiona en los laberintos de las  decenas de miles de páginas del reporte de la ASF, se cae de espaldas al corroborar la opacidad, el dispendio,  arbitrariedad y abuso de los Senadores, quienes gastan miles de millones de nuestros pesos sin comprobar absolutamente nada, a pesar de que llevan meses diciendo que ahora sí van a trasparentar sus gastos, pues ya son “sujetos obligados” a rendir cuentas, pues manejan dinero público, pero desgraciadamente la ley no prevé sanciones para su incumplimiento y por lo tanto, no hay consecuencias. Para muestra un botón: los  Senadores se gastan $2.7 millones de pesos al mes en boletos de avión y $5.1 millones para sus ¿asesores?;  dinero que antes se ejercía a través de cupones o vales que los señores legisladores canjeaban por boletos de avión, para ir y venir, supuestamente, a sus lugares de origen. Hoy ya no, pues mediante un acuerdo interno se reparten grandes cantidades de dinero suministradas en efectivo, para que ellos gestionen sus propios medios de transporte, quedando en la penumbra del misterio si lo usan, cómo lo usan, quien lo usa, pues no hay poder humano para saber, con certidumbre, cómo se ejerce el gasto y si está plenamente justificado. Para ponerme a llorar. ¿Cómo le hago para ser optimista? Es pregunta.


federicoramos@prodigy.net.mx