Caleidoscopio

¿Utopía?

Está en la tubería del Congreso la promulgación de la Ley Anticorrupción, junto con la ansiada instalación de la Comisión Nacional Anticorrupción, que supuestamente vendrá a resolvernos todos los problemas que tenemos en el país, como consecuencia de padecer la terrible enfermedad llamada corrupción, ya climatizada y debidamente absorbida por nuestro cuerpo social, gracias a la aplicación sostenida por decenas de años de la maravillosa “vacuna” llamada impunidad. Sí, los políticos nos dicen que dicha Ley ahora sí será un auténtico instrumento de legalidad, intentando atajar con sus declaraciones, pienso yo, lo que opina el respetable: que sea una nueva maniobra de simulación. La burra no era arisca…Falta poco para saberlo, pues el desenlace de la iniciativa de ley llegará pronto y con ello la definición de si una vez más tendremos una ley “light” a modo de las políticos mexicanos, como muchas otras leyes que abundan en México, o una ley dura, fuerte, clara, sencilla de entender, sin eufemismos ni redacciones kafkianas que inviten a los jueces a la interpretación discrecional del precepto legal, en contubernio y a favor del funcionario corrupto, pero en contra de la sociedad, como suele suceder.Sí, la nueva Ley y su Comisión Anticorrupción tiene que  ser un instrumento eficaz, acompañada de atributos que garanticen que va a funcionar a favor del ciudadano. Cito algunos: Que sea independiente de los tres poderes; esto es, que sea un organismo descentralizado con recursos propios y cuyos miembros sean personas sin relación con algún partido político. Que tenga facultades para investigar, actuar por derecho propio, aportar pruebas y demandar a los supuestos responsables de un ilícito ante los jueces; es decir, que tenga “dientes”. Que se termine el “fuero” para los políticos y que al igual que pasa en el resto del mundo, sean enjuiciados de manera directa por los tribunales competentes, sin que medien “juicios políticos” y otras argucias que solo sirven para encubrir al infractor. Que dicha Comisión Anticorrupción  revise y en su caso proponga las modificaciones a todas las leyes y reglamentos, que no sirven más que para solapar la impunidad de los funcionarios públicos que medran con el patrimonio de la nación. 


federicoramos@prodigy.net.mx