Caleidoscopio

Trump: la oportunidad que nos cae del cielo

Lejos de ver como una maldición la llegada de este tipejo al poder, mi convicción es que para los mexicanos el hecho es una oportunidad de oro para analizar nuestra situación y encarar con valentía lo que hemos hecho mal hasta ahora, en cuanto a proveer a los ciudadanos de mejores condiciones de vida.

Somos omisos en ello y los resultados están a la vista: extrema pobreza en gran parte de la población, áreas geográficas marginadas, educación de mala calidad, inseguridad por todos lados, pésimos servicios, corrupción generalizada y mal humor social. 

La lección que debemos de aprender es por qué Trump gana las elecciones, y a partir de esa lectura, poner nuestras barbas a remojar, pues el electorado estadounidense ve en el empresario a un reivindicador social que los rescatará de “las garras de la globalización», ofreciéndoles eliminar las políticas de dicha globalización, que solo han beneficiado a las corporaciones trasnacionales y a los dueños del gran capital, dejando en un proceso de empobrecimiento a las clases medias y medias bajas.

Consecuentemente, es de esperarse que el próximo presidente implemente las políticas que ha enunciado en su campaña y ponga en práctica nuevas reglas del juego para todo el mundo, que sin duda algunas de ellas afectarán de manera severa a nuestro país.

No dejemos que los tentáculos de la mala fortuna nos infecten; mejor pensemos que con la llegada de Trump se nos abre una enorme puerta de oportunidades, que traducidas en acciones y políticas de estado inteligentes, demuestren que la clase política está del lado de la sociedad y no en contra, que los sectores activos, especialmente los empresarios, tenemos que armarnos con fuerza y organización para desterrar la desconfianza mutua y evitar que la mayoría de la clase política, léase los partidos, sigan cohesionados en la complicidad.

El desafío es enorme, pero debemos pedirle al poder que deje de estorbar y se aplique, por primera vez, a instaurar un régimen de apoyo a los que invierten y producen. Esa sí que es una gran oportunidad. 


federicoramos@prodigy.net.mx