Caleidoscopio

“Revisar el modelo”

Cuando algo no funciona, lo  que hacemos de inmediato, es mandarlo a reparar. Así procedemos con nuestro automóvil o con la computadora y con más razón, con la estufa, ya que son instrumentos básicos para la vida diaria. Lo mismo deberíamos hacer con el instrumento más importante que tiene un país para lograr una convivencia sana: La Ley y el Estado de Derecho. Si el fin de un pueblo es lograr su desarrollo espiritual y material y este no se da, lo que debemos preguntarnos es:¿a qué le estamos dando prioridad?, ¿cuáles son los asuntos del Estado que estamos privilegiando por sobre otros y que su aplicación nos ha llevado a que unos pocos tengan mucho y muchos tengan poco?Este es el verdadero meollo del asunto. ¿Qué hacer para lograr un Estado de Derecho en donde las leyes sean el instrumento que iguale a  todos, en el reparto de derechos y obligaciones?Mi propuesta es aplicable en muchos ámbitos de la vida institucional: (1) dejar de privilegiar a los partidos políticos, disminuirles las prerrogativas económicas al mínimo, pues se ha demostrado que su argumento para tener dinero público era evitar que se filtrara el de los delincuentes, cosa que ha sucedido, además, en lugar de ser parte de la solución es unánime el sentir de que más bien son parte del problema; (2) exceso de facultades del gobierno, privilegiando una administración siempre sesgada; se requiere independizar los ministerios públicos y la procuración de justicia y removerlos de la esfera del poder ejecutivo, para que sean organismos independientes, reforzados por una  CNDH que actúe como defensor de oficio de los que no tienen para pagar un abogado. Las cárceles mexicanas están llenas de individuos cuyos delitos son relativamente menores y no dejan la cárcel por no contar con apoyo efectivo y confiable; (3) crear la Comisión Anti Corrupción, también independiente, cuya misión sea acabar con el pacto de impunidad que ahora existe; que sea encabezada por un mexicano de prestigio intachable y secundada por hombres y mujeres de reconocida trayectoria; esta Comisión tiene que dar golpes efectivos contra la impunidad, empezando por la de los encargados de gobernar; (4) dejar de privilegiar el uso del poder para fines personales o de grupo, y ello implica que surja un verdadero Líder, con visión de estadista, incorruptible, que actúe en el largo plazo y siente las bases del cambio anhelado. Estas medidas deberían ser fortalecidas  privilegiando  el establecimiento de una amnistía amplia, para que los que están al margen de la ley, o se corrijan en un plazo perentorio o se vayan del país; (5) revisar el marco legal completo y privilegiar nuevas reglas, sencillas, fáciles de entender, parejas y justas. 


federicoramos@prodigy.net.mx