Caleidoscopio

“Regalo de navidad: el petróleo es nuestro”

De Navidad y año nuevo el gobierno nos regaló, o más bien, nos recetó, un nuevo e inexplicable aumento al precio de la gasolina, justo cuando el oro negro va para abajo en todo el mundo, en caída casi libre. ¿Qué pasaría si el petróleo no fuera nuestro? ¿Lo pagaríamos a los precios de EUA, casi a la mitad de lo que nos cuesta aquí? Ya lo decía hace mas de 100 años López Velarde en “Suave Patria”, con certera premonición: “…tu superficie es el maíz, tus minas el palacio del rey de oros, y tu cielo las garzas en desliz y el relámpago verde de los loros. El niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo, el Diablo”.Poema bello y contundente, lleno de verdades, escrito en 1921, sólo 17  años antes de la nacionalización del petróleo y que nos evoca el pensamiento ilustrado del autor acerca del devenir que nos depararía el petróleo a los mexicanos.Quien nos iba a decir que los cosas sucederían como sucedieron, y que al cabo de varias décadas de explotación del hidrocarburo, nos encontremos con una industria, la petrolera, que prometía ser el tren del desarrollo nacional y que acaba por ser el mejor ejemplo del atraso, la corrupción, ineficiencia, falta de innovación y saqueo generalizado por parte de un sindicato rapaz, en contubernio con las autoridades. La gente se pregunta ¿Progreso para el país?  En general la respuesta es no, o para los ciudadanos “dueños “del recurso, tampoco, o casi nada, salvo la entrega del combustible, que sí se da, por lo general de baja calidad y precio alto. ¡Ah, pero nos dicen desde el oráculo mayor: ¡somos soberanos!Si, nuestra historia petrolera es fascinante, patriótica en ocasiones, pero la mayoría de las veces llena de patrio-terismo y corrupción. Ahora, se decreta una reforma que todo lo pretende cambiar, en aras del fomento de la inversión para lograr el desarrollo económico, que tanta falta nos hace. Cambios que debieron hacerse hace varios años, pero no, nuestro estilo es llegar tarde a las fiestas globales, cuando ya se acabó la música y se fueron las muchachas y se silenció la tambora.  Llegamos tarde. Al otro lado del rio la gasolina ya solo cuesta menos de 8 pesos por litro. Pobres gringos, ¡ni siquiera tienen un Pemex americano! 


federicoramos@prodigy.net.mx