Caleidoscopio

Para Patricia

En mis tiempos de universitario leía de todo, como para darle chanza a mi mente a que entrara en el mundo fascinante de las ideas a través de la  novela o de la poesía. También leía de economía y algo de filosofía.

Pero fue un texto de Bertrand Russell que me hizo reflexionar inicialmente sobre el tema del amor, buscando las respuestas a las preguntas que eventualmente nos hacemos todos los seres humanos. ¿Qué es el Amor? ¿Cómo se distingue de otros sentimientos? ¿Cómo saber si está uno enamorado?

Respuestas hay muchas y se encuentran por doquier, pero no es fácil identificarlo con plenitud y en ocasiones se confunde entre lo que es un mero deseo con lo que realmente significa estar enamorado.

El DRAE lo define así:“Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”.

Wikipedia dice que el Amor…” es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres”.

A partir de mi propia experiencia me voy con la definición que en alguno de sus múltiples libros ofrece Bertrand Russel sobre el tema: El Amor es Gozo y Benevolencia. Así de sencillo, así de fácil, así de transparente: Gozo Y Benevolencia.

Ello me ha bastado para entender que mi pareja de muchos años, mi esposa Patricia, se mantiene a mi lado porque disfrutamos uno del otro, porque compartimos con alegría  nuestros proyectos e ideas, que no siendo las mismas, el valor que tienen es que son de cada uno.Esa es una parte de la ecuación.

La otra parte es la Benevolencia y quiere decir que al compartir la vidaestamos sujetos a los malos ratos y las caídas que sufrimos a causa de nuestros errores y defectos. Pero el quid del asunto es que mi compañera eche a andar los recursos  de la bondad y de la comprensión y sea capaz de perdonar.

De ser benévola. Y uno también debe actuar así, espontáneamente, con la reciprocidad de que el que recibe también tiene que dar.

La vida en pareja no podría continuar de manera productiva para ambos, si uno no goza del otro y si uno no comprende al otro. Así de fácil. Por ello, al tener los beneficios de la fortuna del amor, dedico este artículo a mi esposa, Patricia, hoy 8 de enero que es su cumpleaños.


federicoramos@prodigy.net.mx