Caleidoscopio

México: Anatomía de la corrupción

María Amparo Casar, auspiciada por el CIDE y el IMCO, toca de manera brutal la llaga que supura nuestra piel como país, mostrando las consecuencias de mantener vigente, por encima de cualquier cosa, la corrupción y su hijastra, la impunidad, que generan disfuncionalidad por todos lados. Veamos algunos ejemplos que tenemos a la mano en este país de contrastes que se llama México:

Somos un país de muchos trámites y requisitos que se traduce en poca libertad económica para hacer negocios. A la burocracia es difícil ganarle, se requiere mucha paciencia. Los sobornos son la norma para que algo avance.

Somos poco tolerantes con inmigrantes y personas de otras religiones: nos encanta la discriminación a pesar de que nos quejamos de ella, por el trato que nos dan en EUA.

Padecemos un grave problema de inseguridad en todo el país. En algunas regiones el tema es grave.

Todo esto se atribuye a la muy mala procuración e impartición de justicia, cuyo nuevo sistema penal acusatorio adolece de grandes fallas, por falta de evaluación del trabajo de los jueces y ministerios públicos y cero rendición de cuentas. Para agregar una cuota adicional de pesimismo, no contamos con policías al servicio de sus comunidades, responden a otros intereses.

Nuestro sistema legislativo da pena: los congresos son caros, opacos y no ofrecen resultado alguno a la ciudadanía. Según datos públicos, los 33 congresos locales del país mantienen con cargo a nuestros impuestos a 1124 diputados, quienes gastan la friolera de 13 mil 551 millones de pesos al año y solo trabajan en promedio 81 días al año. No le rinden cuentas a nadie. A pesar de decirse a sí mismos servirse públicos y representantes nuestros, la realidad es que se mandan solos y abusan en extremo. Países más poderosos y con mayores ingresos gastan mucho menos que nosotros y dan resultados, generando leyes exclusivamente en beneficio del pueblo.

Por estas y muchas otras razones que se tratan de manera exhaustiva en el estudio “México: Anatomía de la Corrupción” nuestro país ocupa el lugar 93 de 128 en niveles de corrupción. 


federicoramos@prodigy.net.mx