Caleidoscopio

“El Estado Mexicano tiene que ser parejo”

Todo parece indicar que las predicciones de desarrollo económico para nuestro país van a la baja, no sólo por el poco propicio ambiente para invertir, básicamente por cuestiones de inseguridad, pero también a la cada vez más criticada “reforma fiscal” cuyos signos visibles acreditan más que nada un afán recaudatorio y no  promover agresivamente el empleo y la inversión. Y a pesar de que es una receta plenamente aceptado por todos los países de alto crecimiento,que para crecer los impuestos a las empresas y al trabajo deben de ir a la baja,aquí no lo hacemos.Otras voces alegan que el débil estado de derecho que prevalece y los efectos de la corrupción, hacen nugatorio cualquier esfuerzo de crecimiento de la economía real, aunque la que si crece sea la informal, que no paga impuestos ni genera seguridad social.
La gran pregunta es: ¿Cómo crear un clima propicio para la inversión privada y el crecimiento de la demanda interna?
¿Cómo?
La respuesta está implícita en atacar las causas del no crecimiento y no sus efectos. Somos muy dados a atacar los efectos de las cosas.
No crecer genera pobreza, pero ciertamente no es su causa. No crecer promueve el desempleo y la violencia pero no es su causa. No crecer propicia el desarrollo de los monopolios, pero no es su causa. No crecer fomenta la entronización del más fuerte sobre el débil, pero ciertamente no es su causa. Las causas del casi nulo crecimiento se encuentran en el paradigma de un sistema que en lugar de ser incluyente, es excluyente, pues no promueve el desarrollo de todos los ciudadanos por igual sobre bases sociales parejas, no educa sino mediocremente, comprometiendo seriamente el futuro de sus hijos, y no propicia la inversión y el ahorro mediante el premio fiscal de bajos impuestos a quien arriesga su capital o su trabajo. Crecer requiere el decidido posicionamiento del Estado mexicano como garante único del estado de derecho y no como el arbitro de las disputas por la renta nacional de unos cuantos grupos de poder, que merman con la riqueza de la patria.
Crecer implica que el Estado aprenda a ser parejo con todos los ciudadanos de este país.


federicoramos@prodigy.net.mx