Caleidoscopio

“Mazatlán se pone las pilas”

Tendremos que ir experimentando poco a poco, en nuestro terruño, Torreón,  el decantamiento del desarrollo económico y social: no hay de otra, sí queremos competir como aldea global y sí queremos desarrollarnos.Tomemos como ejemplo a Mazatlán. Tan solo seis años atrás, la crisis del vecino del norte coincide con la creciente  violencia del crimen, y sus efectos se hacen sentir en la economía del puerto. Se van los cruceros  y se ahuyenta al turismo, se recortan los vuelos nacionales e internacionales y la sequía de ingresos por turismo y servicios hoteleros sienta sus reales. El famoso Malecón de Olas Altas y Playa Norte lucen vacios, pocos se atreven a circular por un espacio cuya aduana es el hampa.El panorama es grave, se siente no solo lo duro sino lo tupido. Pero sus habitantes, junto con su gobierno, no se dan por vencidos y deciden invertir el dinero de todos en rescatar para los mazatlecos dos espacios vitales: la Plaza Machado en el  centro histórico y el Malecón. Solo es cuestión de imaginación con sentido común y con poco dinero tener bien claro la consigna de hacer mucho; no al revés, cuando por norma  se gasta mucho y se hace poco. También se proponen capacitar seriamente a  su policía y vacunarla contra la corrupción. Al poco tiempo, 2010,  se documenta el éxito de su estrategia y sabedores de que pronto se abrirá la carretera Durango-Mazatlán deciden invertir en infraestructura y mobiliario urbano a lo largo del puerto, para dotar a la ciudad de vialidades y accesos que faciliten el flujo del turismo. Hoy, en los albores del 2014 somos testigos del regreso de los cruceros internacionales y de paso se cuenta ya con reservas territoriales de vocación habitacional y comercial, respaldadas por avenidas y bulevares de primer mundo, donde han recibido a negocios de la talla de Liverpool, Cimaco y Sears, y otros, como Soriana, que ayer inauguró su Director General, Ricardo Martín Bringas, no solo su nuevo logo, también  su tienda número 670 en el país. A ese ejemplo hay que llamarlo arrojo, determinación, consistencia, rumbo y confianza en México. Mazatlán hoy cuenta con un Centro de Convenciones espectacular y un Auditorio de usos múltiples de la talla de cualquier ciudad del mundo.Nada viene gratis,  y así como a la perla del pacífico le ha costado dinero y compromiso de sus autoridades y determinación de su ciudadanía para impulsar el desarrollo y “caer parados” ante las oportunidades que llegan, es menester tomar lo bueno de estos ejemplos y replicarlos en nuestra región. Tenemos mucho talento en Torreón que debemos aprovechar, pero primero, hay que ponernos las pilas. 


federicoramos@prodigy.net.mx