Caleidoscopio

Índice Global de Impunidad 2015

Gran contribución la que nos ofrece la Universidad de las Américas, al desarrollar el Índice de Impunidad que mostramos como país y que nos compara con el resto del mundo. Ofrece este Índice claves fundamentales para atacar el problema de la impunidad de manera inteligente y no tirando escopetazos a ver donde pegan.

La impunidad se puede definir de una manera muy sencilla: crimen sin castigo. Y es por ello el fenómeno que retroalimenta la inseguridad, violencia, corrupción y violaciones graves a los derechos humanos. Sobre esa definición se puede concluir que no basta con crear leyes que busquen normar la conducta humana: es preciso tener la certeza de que éstas se van a aplicar y que aquellos que las infrinjan obtendrán un castigo. 

De acuerdo con el Índice Global, Filipinas, México, Colombia, la Federación de Rusia y Turquía, figuran entre los países en que se identifican mayores niveles de impunidad.Y los datos duros nos dan una muy buena pista de por qué la impunidad funciona tan bien en esos países.

Para empezar, no funciona bien el Sistema Judicial, al tener en México solo 4 jueces por cada cien mil habitantes, cuando el promedio mundial es de 17 y el promedio de los países menos corruptos es de 45.

Por otro lado, tenemos uno de los mejores índices de policías por cada cien mil habitantes y además, muy bien equipados y armados, pero, siempre hay un pero, son poco efectivos a la hora de detener delincuentes, que no son castigados por el aparato encargado de hacer justicia, cuyo índice de efectividad es bajísimo a la hora de contar las escasas sentencias que se dictan. Gastamos en armas y policías y no gastamos lo suficiente para construir un aparato judicial que funcione y rinda frutos.

Así, la impunidad impide el desarrollo y cuesta más del 10% del PIB nacional, 4 veces más que el presupuesto de Salud, incluido el presupuesto del IMSS y del ISSSTE. Ya tenemos el diagnóstico certero de lo que pasa, falta la voluntad política para salir del atolladero, antes de que sea demasiado tarde. 


federicoramos@prodigy.net.mx