Caleidoscopio

“Historia de un tatuaje”

El título de la columna Caleidoscopio propone ver la vida desde muchos ángulos y no solamente de uno, como suele suceder.

Por lo tanto, sugiere girar hasta 360 grados nuestra visión del mundo, en un sentido y en otro, como si fuera el caleidoscopio de la vida, que nos  puede ofrecer mejores imágenes de vivencias, multiplicadas.
Muchas veces vemos la vida solo por lo material, la conveniencia personal, el dinero o el poder para manipular cosas; y con ello, dejamos fuera otras miradas, que tal vez nos hubiesen dado una mejor respuesta a las actitudes que  empleamos para transitar en nuestras relaciones con la pareja o con familiares y amigos. Transitamos así con dificultad y con tropiezos, cuando a lo mejor podríamos caminar por una carretera pavimentada de manera diferente: me refiero a la carretera del amor. Sí, la del amor, no solo al prójimo, sino a la vida, a la naturaleza, a la luna y al mar, a las nuevas experiencias. Solución que implica muchas pequeñas decisiones, todas ellas dirigidas a recuperar o mantener el amor en nuestras relaciones.
Implica volver a darle prioridad, traerlo de regreso a la cúspide, una vez que por pequeñeces lo llevamos  a la prioridad cinco o seis. Implica ejercitarlo en todas sus vertientes, a gozar de los rituales. ¿Pero cuáles son esos rituales?
Los más sencillos: el beso, la caricia, los toques de la piel. Más difíciles: el halago, el juego del artificio del amor, el regreso a lo espontaneo. Más complejos: verse a los ojos, leer y descubrir los secretos del amante. Ver el alma y tomarle la temperatura al calor de una cosmovisión que incluya el tocarse. Sentir la piel y el alma.
Ejercitar el amor en todas su vertientes: la del pensamiento y del intelecto. Enamorarse de algo más allá del cuerpo, enamorarse de la historia, de las ideas y proyectos, de sus afanes más preciados.
Solo se puede hacer esto si tu pareja es para toda la vida, o por lo menos para gran parte de tu vida. Para lograrlo  se requiere voltear a ver cómo está tu alma, ver si está dañada por la soberbia y por las luchas. De ser el caso, tomemos el caleidoscopio de la vida y girémoslo: encontraremos las respuestas, de seguro.


federicoramos@prodigy.net.mx