Caleidoscopio

Habemus presupuesto

El presupuesto de la Federación debería reflejar los anhelos del pueblo de México, en el sentido de que a través del gasto público se supone debería de darse la redistribución de la riqueza del país, y  sus “representantes” los Diputados, se suponen son el contrapeso del Poder Ejecutivo y ellos deberían defender las causas mas nobles, al analizar y ponderar las propuestas de la Secretaría de Hacienda, para que, a juicio de ellos, quienes son los que se suponen tienen la última palabra, decidan a donde van los dineros del pueblo que paga impuestos y contribuciones.

Las cosas no pasan así en la realidad, pues ni los diputados son un poder independiente, de contrapesos, ni el Ejecutivo está realmente velando por los destinos del país; mas bien es un juego de ganar ganar para la clase política, quienes se alimentan del poder del dinero, que a manos llenas se reparten entre todos: partidos, instituciones del Estado, en quiebra muchas de ellas, alta burocracia, lideres sindicales del sector publico, líderes del magisterio, líderes de cualquier tipo y color y lo que es más angustiante, dinero echado al cesto de la basura a través de un gasto superfluo, intrascendente, inocuo y poco efectivo para lo que su supone debería de ser su ejercicio: la redistribuciones del  ingreso.

Tampoco se aprovecha el espacio y el tiempo para reflexionar sobre lo que podría ser una oportunidad de revisar a fondo ¿para qué queremos el dinero de las contribuciones? Se supone que la idea del presupuesto “Base Cero” era para eso. Para reflexionar en lo que realmente es útil y benéfico gastar y desechar lo que no.

El discurso quedó en promesa, pues de ello no hubo nada!Tal ves nuestros políticos ya están acostumbrados a decir cosas que no van a cumplir o a emitir enunciados que suenan bien en el discurso,  pero que no son aplicables en la realidad, ni mucho menos en la intención de cumplir con lo que se piensa.  

Es evidentemente un juego de ganar ganar para unos y de perder perder para otros. Es un juego peligroso que no puede continuar indefinidamente.

La cuerda un día de estos se va a romper. 



federicoramos@prodigy.net.mx