Caleidoscopio

LA  FAMILIA:  cargando  pilas  

Hace  una  semana  les  comentaba  que  diciembre  es  el  tiempo  propicio  para  hacer  un  alto  en  el  camino  y  reenchufarse  al  “contacto”  que  nos  repone  la  energía  perdida.  Es  el  mes  ideal  para  la  celebración,  pero  también  para  la  reflexión  espiritual  o  de  cualquier  otro  tipo:  con  ello  repasamos  los  logros,    también  los  errores  y  las  faltas,  y  lo  hacemos,  por  lo  general,  en  familia,  sí,  en  familia,  donde  sin  duda  alguna  radica  la  fuente  de  nuestro  ser,  la  conexión  más  clara  con  los  que  nos  dieron  la  vida,  pero  también  la  conexión  más  solvente  con  aquellos  a  quienes  nosotros  trajimos  a  este  mundo:  nuestro  hijos.  Nada  de  ello  es  posible  sin  la  participación  de  nuestra  pareja,  que  en  mi  caso  ,  mi  esposa  Patricia,  ha  decidido  acompañarme  en  entera  libertad,  hasta  el  día  de  hoy,  por  26  años  cumplidos  precisamente  ayer,  17  de  diciembre,  fecha  en  que  decidimos  “unir  nuestros  destinos”,  como  magistralmente  decía  nuestro  entrañable  tío  Nano,  y  como  consecuencia  del  amor  que  nos  tenemos,  lanzamos  al  mundo  a  Gerardo,  el  menor  de  mis  hijos.  Antes,  habían  arribado  a  este  mundo  Maricela  Margarita,  hace  40  julios  y  Federico,  hace  35  octubres,  entrañables  y  queridos    hijos  que  también  me  han  acompañado  a  lo  largo  del  recorrido  de  la  vida,  llena  de  misterios  y  acechanzas,  no  así  ausente  de  gozo  y  benevolencia,  cual  debe  ser  el  contenido  del  amor  más  preciado  que  siento  por  ellos.  Volver  al  origen,  hurgar  en  el  cajón  de  los  recuerdos,  revolverse  y  “reburujarse”  con  las  fechas  y  las  efemérides  que  dan  sentido  al  juego  de  la  fortuna  y  la  suerte  de  la  ruleta  de  la  vida,  que  al  girar  y  girar  acaba  por  detenerse  ahora  en  un  número,  después  en  otro;  y  con  ello  quiero  significar  precisamente  que  el  destino  es  quien    pone  las  cartas,    pero  uno  es  el  encargado  de  jugarlas,  de  una  manera  que  nos  rinda  frutos,  o  nos  cobre  con  creces  los  errores  y  las  omisiones.  Tan  es  así,    que  en  el  juego  de  la  vida  debemos  de  tener  presente  que  hay  que  aplicarnos  a  ganar  dicha  y  felicidad,  a  sembrar  semillas  mejoradas  para  cosechar  frutos  de  excelencia.  Ellos,  esos  frutos,  son  los  que  me  acompañan,  mi  esposa  y  mis  hijos,  quienes  portan  la  bomba  portátil    del  combustible  que  yo  necesito  para  caminar  erguido  y  que  me  proveen  sin  reparar  y  sin  medir  su  costo;  me  dan  lo  que  necesito  para  recargar  pilas,  que,    como  les  comentaba  hace  una  semana,  diciembre  es  tiempo  propicio  para  ello.  Aprovechemos  el  tiempo,  como  tantas  veces  nos  señalaba  don  Heri,  mi  padre,  al  decirnos  Carpe  Díem.  Feliz  Navidad. 


federicoramos@prodigy.net.mx