Caleidoscopio

Día Mundial de la Poesía

Motivado por el artículo de ayer jueves de Gerardo Moscoso, quien nos comparte una bella y a la vez punzante poesía escrita hace varias centenas de años, escribo esto para reflexionar, amigo lector, acerca de la celebración mundial de la Poesía y su poca o casi nula trascendencia que tiene en nuestro país, pues somos un pueblo pobremente educado, que leemos poco y menos de poesía. Mejor festejamos otros días en honor a cualquier cosa, sea la secretaria, enfermera, maestro, policía, bolero, albañil, sin olvidar los clásicos: día de la madre, la bandera, de la revolución y otros tantos que hacen de nuestra cotidianidad un desfile de pequeñas fiestas personales o de mini grupos, que liberan solo  por un rato nuestra frustración por tanta carencia que padecemos.
La exaltación a tantas actividades no nos conduce a nada. No así celebrar de verdad la existencia de la poesía como parte importante de la literatura, como expresión profunda que es del espíritu humano.Al dar acceso a la expresión auténtica de una lengua, la difusión de la poesía contribuye al diálogo entre las culturas y al entendimiento mutuo. Así opina la UNESCO, quien proponeen este día reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y la capacidad creadoraque tenemos todos; además, nos invita a fomentar la tradición oral de los recitales poéticos; apoyar pequeñas editoriales; crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que no se considere una forma anticuada de arte, y, en fin, ver a la poesía como una manera quepermita a las comunidades transmitir sus valores.
Creo sinceramente que todos llevamos dentro un poeta en ciernes;  ya lo dice bien  el muy mexicano y popular refrán: ¡de poeta  y locos todos tenemos un poco!
Celebremos pues, hoy  21de marzo,  no solo el natalicio del gran personaje que fue el presidente Benito  Juárez, y con él agreguemos la celebración de la Poesía, que al final de cuentas fue la educación y la lectura, el estudio constante de la literatura y de la poesía mexicana, lo que llevo a un indio zapoteca, de cuna muy humilde, a la más alta magistratura del país. ¡Vaya ejemplo!
Sigámoslo.


federicoramos@prodigy.net.mx