Caleidoscopio

“Civismo digital”

Hace algunas semanas escribí en este mismo espacio sobre el avance tecnológico logrado en este cambiante mundo y señalaba que los niños, adolescentes y jóvenes del hoy, Generación Y y Z, son catalogados como "nativos digitales" pues han nacido con la tecnología metida en su chip mental, a diferencia de los viejos de la tercera edad que, por lo general, somos "analfabetas digitales" por la nula o casi nula actitud de aprender los vericuetos de la modernidad. Nos aislamos y parapetamos creyendo que esa actitud reaccionaria nos protege, pero no...más bien nos aísla.

La avalancha del mundo digital es tan fuerte que a estas alturas surgen miles y miles de ofertas para aprender, dominar, incursionar o navegar por cuanto sistema o "software" se ha inventado para usarse como aplicaciones o "app's" en los diferentes dispositivos electrónicos que existen.

Es tal la fuerza del fenómeno y sus consecuencias, no todas positivas, algunas incluso muy peligrosas, que hoy se tienen que enfrentar, y muy pronto, con la realidad que se avecina, respecto al uso y abuso de las redes sociales, basadas en Internet, como medio de comunicación muy ágil, que le ha dado a la sociedad civil un enorme poder. Poder que en ocasiones excede a lo racional y a la lógica que estamos acostumbrados.

El fenómeno está provocando nuevas situaciones, nuevas conductas y probablemente nuevos delitos. Tal es el caso del "Cyber-bulling", el ahora muy común robo de identidades, o las fotos de "sexting" o algunas otras agresiones por la red, que se empiezan a observar con mayor frecuencia.

Una muestra del impacto de lo que le platico, amable lector, es la aparición del concepto "Civismo Digital". Me explico:

La creciente población de cibernautas, cientos de millones hoy en día al amparo de las redes sociales, navegan sin cesar en buscadores como Google, Yahoo y otros, y provocan un tráfico extraordinario con sus embotellamientos, como sucede en el Periférico, causando nuevos problemas, novedosas querellas e intromisiones, abusos, agresiones, para los cuales no hay reglas ni códigos escritos y mucho menos leyes que normen la convivencia.

Menudo problema el que se avecina, no sólo para el Estado, sino para los ciudadanos que pueden ser víctimas de nuevos y sofisticados delitos; por ello, es preciso estar alerta, que nuestros hijos y nietos aprendan a defenderse en un nuevo mundo, que como el de antaño, cuando Colón descubrió América, presenta también peligros y grandes retos por resolver. 

La gran ventaja es que los niños y jóvenes de hoy ya traen el chip en sus mentes y eso les va a ayudar. Además por fortuna ya aparecen los sitios que pretenden, enseñar civismo digital. Es el principio. Échele una ojeada al tema, se lo recomiendo para usted y sus hijos.


federicoramos@prodigy.net.mx