Caleidoscopio

¡Ahí viene el lobo!

A propósito del ascenso de Donald Trump a la nominación del partido Republicano en EUA y su posible arribo a la Casa Blanca, en nuestro país se prendieronde inmediato todo tipo de alertas, como si la amenaza fuese ya la de un fenómeno meteorológico de severos alcances.

Con dicha noticia de inmediato saltó un político del parque dinosaurio actual, Humberto Roque Villanueva, a tranquilizarnos, por la vía de augurarnos que nuestro gobierno ya “blindó” el asunto, gracias a las atinadas nominaciones que hace unos días hizo el presidente Peña en el área diplomática, cambiando al embajador mexicano en Washington, por otro, supuestamente más ducho que el anterior, que de paso sea dicho, nos habían asegurado que era todo un personaje preparadísimo para acometer los retos mas grandes, en la relación con el vecino. Pero no, este nuevo embajador sí que  podrá con el encargo, y de paso, neutralizará al belicoso y bocón de Trump, inhabilitándolo en todos los sentidos.

Sí, a la pobre de Caperucita en el cuento de marrasse le advertía de los peligros que corría a lo largo del trayecto para visitar a su abuelita, por la presencia del Lobo Feroz, quien con engaños logra llegar hasta la morada de la abuela, pero resulta que Caperucita no era tan inocente y con ayuda del cazador atrapa a la fiera, dándole muerte y conjurando de manera total el peligro.

Algo así presiento que nos va a pasar si llega este individuo, pues Trump promete, por lo menos en mi cálculo, ser un tipo demagogo y alburero, como aquel que padecimos hace 15 años, de apellido Fox, de esos que una vez sentado en la silla se olvidan de sus dichos y gobiernan para darle alimento a su soberbia, sin querer confrontarse con el mundo, pues les gana su frivolidad. No será fácil que llegue Trump a la presidencia de Estados Unidos, pero en caso de que lo logre, recordemos que la gran mayoría delos políticosmienten con la mano en la cintura, y prometen acometer brillantes tareas que pronto se olvidan. Que no nos asusten con la llegada del Lobo Feroz.


federicoramos@prodigy.net.mx