Caleidoscopio

Abismo II

Dice el reconocido profesor de economía  del MIT, Daron Acemoglú, en su libro “Por qué Fracasan los Países” que la razón del atraso de unos países en comparación con otros, es que unos tienen gobiernos con sistemas excluyentes y otros tienen gobiernos con sistemas incluyentes, siendo causantes los primeros, los excluyentes, de la distancia social que se genera cuando unos cuantos reciben mucho apoyo y otros no, cuando se perpetúa un mundo social de supervivencia para muchos, bajo una estructura política de caciques regionales o locales, en donde la forma de vida de unos cuantos, la clase más alta, nada tiene que ver ni se parece remotamente a las condiciones de subsistencia y pobreza crónica de la mayoría. Así, un mexicano de las poquísimas familias multimillonarias que forman el 0.0005% de la población que según la revista norteamericana Forbes tienen en conjunto fortunas que suman 149 mil millones de dólares, ostenta la propiedad de un yate cuyo valor supera los 50 millones de dólares y puede mantener en funcionamiento dicha embarcación, en puerto o en alta mar, con “solo unos 40 empleados” entre los que se cita a chef y cocineros, recamareras, meseros, masajistas, barman, decorador, médico, edecanes, mecánico, piloto de helicóptero y capitán de la nave y sus asistentes de la cabina de mando. En contraste, la típica empresa mexicana tiene en promedio no más de 5 empleados en su nómina.Lo que hace posible este escenario de vida extravagante y costosa, es el funcionamiento de un sistema de que excluye a muchos y toma en cuanta a pocos, generando distanciamiento, desigualdad y abusos, abismos que algún día tensarán, más de la cuenta, la delgada liga que sostiene la paz social, y entonces, vendrán las consecuencias mediante formas de violencia y confrontación, reclamo a un país que no ha sabido darle a sus ciudadanos un mínimo de igualdad y seguridad.¿Qué hacer?¿un nuevo pacto social?, ¿una nueva constitución?, ¿régimen parlamentario? Tal vez. Lo que sí es que como dice el refrán: “cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar”. 


federicoramos@prodigy.net.mx