Juego de espejos

La ilusoria y vergonzante regulación de la red

POR RAZONES HISTÓRICAS, las comisiones de derechos humanos son instancias que se han creado para evitar que autoridades los violenten; la realidad de ahora y siempre es que los derechos son afectados en buena parte por los particulares

La CDHDF ha tenido a bien abrir el debate sobre lo que se puede hacer en las redes sociales. No tiene facultades como tal, pero regula al decir qué es lo que no deben hacer las autoridades delegacionales con Periscope para evitar violar los derechos humanos, como es el de la privacidad. Se habla de "protocolos", lo que en realidad son reglas a las que deben someterse las autoridades. El objetivo fue contener la buena idea de la delegada de Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, de exhibir el abuso y la prepotencia a través del Periscope, ya que los delegados no tienen mando de la policía.

Por razones históricas, las comisiones de derechos humanos son instancias que se han creado para evitar que autoridades los violenten; la realidad de ahora y siempre es que los derechos son afectados en buena parte por los particulares. Allí está el crimen y la violencia o, si se quiere, la pérdida del derecho a la privacidad que conlleva el acceso a la red. Son particulares quienes regularmente afectan los derechos. También hay el caso de impunidad y eso sí se refiere a la omisión, negligencia o incapacidad de las autoridades para actuar frente al infractor.

Si se quiere meter en serio a salvaguardar el derecho a la privacidad en el mundo digital es evitar o regular que las grandes empresas proveedoras de servicios digitales accedan a la información de sus usuarios. Las empresas no solo conocen los datos personales de los usuarios de internet, los analizan y aprovechan comercialmente y para ciertos casos, los emplean en temas de seguridad o de salud. El tránsito de ciudadano a usuario hace de la persona un algoritmo a clasificar y explotar. El usuario de la red no lo advierte y ese es uno de los temas de mayor debate. El caso es que el Estado, especialmente en condiciones de amenaza extrema, obvia todo derecho, incluyendo el de privacidad y protección de datos personales.

En la práctica, por su propia naturaleza, el mundo digital es difícil regular. Allí está el conflicto reciente entre el FBI y Apple. La diferencia se refiere a la solicituddel FBI de desbloquear un teléfono móvil propiedad de uno de los agresores del ataque terrorista en San Bernardino, California. Apple, Facebook y Google se resisten a crear una ventana de acceso de las autoridades al dispositivo, para proteger a sus clientes y usuarios.

The Social Intelligence Unit (The SIU), dirigida por Ernesto Piedras, informó que Google, Facebook, Twitter, Yahoo y Microsoft han respondido a órdenes de autoridades de datos sobre usuarios mexicanos de sus servicios. "En el primer semestre de 2015, los requerimientos de información a estas empresas contabilizaron 973 en México, los cuales incidieron sobre datos de mil 712 cuentas o usuarios. Esto equivale a que en promedio se hicieron efectivas 49 por ciento de las solicitudes de información gubernamentales a estos proveedores de servicios tecnológicos." http://bit.ly/1PXz4us

El uso delictivo de la red es una realidad. Los actos criminales pueden prevenirse o sancionarse con la supervisión de la red. Es algo semejante a las escuchas telefónicas, a nadie agradan, pero bien utilizadas pueden servir para proteger a la sociedad de los criminales. Hay delitos informáticos y hay delitos que se realizan a través de la red. El terrorismo o el crimen organizado los usan extensivamente y las autoridades deben acceder a la información para esos objetivos y las empresas deben proveerla. No está por demás destacar el doble estándar de algunas de esas entidades, utilizan los datos personales con fines comerciales, pero invocan privacidad cuando el interés público está de por medio.

Asumir que en la red hay privacidad es un error. Lo mismo sucede con políticos o personajes prominentes en sus llamadas telefónicas. Infraiber ha extorsionado a OHL con grabaciones ilegales. Los servicios de espionaje privado son comunes, aunque casi siempre son acciones delictivas. En la red, la información es más abierta, una simple búsqueda en Facebook, la red social más utilizada, revelará mucho de la vida privada de los usuarios, incluso de los amigos de los usuarios. Los escándalos políticos son recurrentes, pero también debe tenerse presenteque el crimen observa y puede utilizar la información en la red para definir objetivos, lugares y momentos.

En el tema de la delegación Hidalgo es bueno que los abusivos sean balconeados por las autoridades o los particulares. La prepotencia de los cuerpos de seguridad privados no solo se explica por la inseguridad de la Ciudad de México. Su origen es una cultura de castas en el que se entreveran cultura, dinero y, sobre todo, poder de intimidación. Hemos vivido desde siempre un mundo de unos pocos privilegiados que hacen sentir de la peor manera su condición diferenciada frente a los demás. Lo menos que se puede hacer es exhibirlos.


fberruetop@gmail.com
Twitter: @berrueto