Juego de espejos

Arrancan campañas y especulaciones

La competencia local y federal son distintas. Si estuviéramos de cara a una elección tipo referendo, los resultados serían adversos al partido en el poder. Las elecciones de junio serán la suma de muchas contiendas.

Hoy domingo inician las campañas de diez partidos políticos para obtener el voto de 45 millones de mujeres y 42 de hombres que integran la lista de electores. Diez partidos en condiciones distintas y con objetivos diferentes. La mitad, en la lucha por su supervivencia; la otra mitad, por conservar territorios y asientos legislativos en el órgano que aprueba el presupuesto y que es Cámara de origen para los temas financieros y económicos, el desafío mayor del país para lo que viene.

La competencia local y federal son distintas. Si estuviéramos de cara a una elección tipo referendo, los resultados serían adversos al partido en el poder. Las elecciones de junio serán la suma de muchas contiendas. Aún así, el PRI perderá espacios, ganará más el PAN porque la elección de 2012 le llevó a su más baja posición; es del todo predecible su aumento en la representación legislativa. Como opositor puede retener gubernaturas y ganar otras, particularmente la de Michoacán, un estado donde la repetida alternancia en el poder local no le ha alcanzado; en 2011 una documentada relación del adversario con el crimen organizado le despojó del triunfo.

El PRI, por su propia condición es el partido que más tiene que perder. Además, las elecciones no acontecen en un buen momento del país y del gobierno nacional. En la medida en que la contienda se traslade a los estados, municipios y delegaciones el resultado se resuelve en la dinámica local, espacio que favorece al PRI. En muchas partes que gobernaba el PAN no ha podido recuperar prestigio y fuerza, ejemplos Jalisco y Morelos. En el DF, territorio de oportunidad para el PAN por la división del voto de la izquierda no se ven grandes triunfos, quizás en la delegación Miguel Hidalgo, donde la candidatura de Xóchitl Gálvez enfrenta dificultades. Las zonas de oportunidad del PAN están en Michoacán, Querétaro y San Luis Potosí.

En Nuevo León se escribe una historia inédita en el contexto político nacional. La existencia de un candidato independiente competitivo anticipa un escenario interesante y plantea a las candidaturas independientes como respuesta al deterioro y desgaste del sistema de partidos. Jaime Rodríguez no es un político ciudadano, es un político renegado y esa es su debilidad; en la medida en que trascienda su auténtico perfil es probable que disminuya el respaldo en su favor. Lo interesante es que las opciones ciudadanas, con todo lo malo y bueno de por medio, en determinados contextos sí son viables. Allí el PRI, con Ivonne Álvarez, quien sería la primera gobernadora del norte del país, tiene ventaja. El PAN cambió a última hora candidata y ahora con dificultad compite Felipe de Jesús Cantú con Jaime Rodríguez por el segundo sitio.

Un resultado posible de la elección de junio es el arribo de cuatro mujeres gobernadoras. Por el PRI serían Ivonne Álvarez y Claudia Pavlovich si prevaleciera en la cerrada competencia de Sonora; por el PAN, Luisa María Calderón en Michoacán y Sonia Mendoza en San Luis Potosí. Aunque Layda Sansores tiene buenos números en Campeche, no le dan para ganarle al candidato del PRI, Alejandro Moreno.

Observadores anticipan la debacle del PRD en la elección de junio. La conclusión es precipitada y no se coteja con los hechos. Es evidente que la presencia de Morena habrá de significarle una merma en su votación, pero no al grado de llevarle al desastre. En el DF ganaría la mayoría de las delegaciones y de los distritos. Podría ganar Michoacán con Silvano Aureoles y es difícil que se le ratifique en Guerrero, entidad que resultó ser la manzana envenenada al llevar a Ángel Aguirre al gobierno local, el recomendado de Marcelo Ebrard. Como quiera que sea, el PRD, con los problemas de siempre y una desacreditada dirigencia sería la fuerza de izquierda más representativa.

Ganar 3% de los votos para mantener registro significa que dos o tres partidos pasarán a peor vida, al margen del presupuesto, de los medios y de los privilegios políticos. Diez partidos son muchos, pero insuficientes para dar cauce a expresiones de la sociedad que merecen representación como es el agrarismo, ecologismo, indigenismo o feminismo. De los de registro reciente, el Partido Humanista es el que muestra mayor debilidad. De los preexistentes, el PT sin AMLO parece ser solo membrete. En la incertidumbre estarían Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, y Encuentro Social, el primero optó por candidaturas competitivas, los dos segundos por la movilización electoral de su base social de origen.

El fastidio por el exceso de promocionales en radio y tv se hará presente. También el ruido y controversias propios de las campañas. Al menos los ciudadanos habrán de agradecer que el proselitismo formal y mediático se hayan acortado. Poco más de ocho semanas de campañas y de inocuas especulaciones.

fberruetop@gmail.com

Twitter: @berrueto