Trayectos

De todo hay en la viña del señor

He leído con atención descalificaciones a miembros del Ejército Mexicano y defensas ridículas, ramplonas e inaceptables. El Ejército Mexicano, como lo dijo mi padre y lo escribió para varios secretarios de la Defensa Nacional para sus discursos, emana del pueblo y esa frase, siendo tan noble, muestra también que hay de todo, desde el corrupto, el inepto, el asesino y el que defiende los valores de su arma y su patria; hombres brillantes, comprometidos, grandes seres humanos, valiosos y valientes, honorables y me consta, por lo menos conozco a uno de ellos.

Estoy conmovida, el país se ha convertido en un terreno árido donde los cuerpos boca abajo muestran un infierno real. ¿En qué momento se alborotó al avispero?

No bastaba con declarar la guerra, primero se tenía que conocer al enemigo, su poder y su debilidad. Fue un acto valiente el luchar contra el narco, pero muy nefasto el dejar indefensa a la ciudadanía, sobretodo cuando se tenía un plan equivoco, sin estrategia y pésimamente ejecutado.

En México, las personas estamos aterradas de ver muertos y más muertos. Ahí esta el caso del pasado 22 de mayo, en el que 43 personas, 42 civiles armados y un policía federal, resultaron muertas tras un enfrentamiento entre fuerzas federales y presuntos integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación en Tanhuato, Michoacán.

Fuentes oficiales señalan que el enfrentamiento ocurrió en el rancho "El Sol", el cual tiene una extensión de 112 hectáreas, y se ubica a 370 kilómetros de la autopista México - Guadalajara.

Lo que parecía ser un recorrido de supervisión, realizado por elementos de la Defensa Nacional (Sedena), de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la policía estatal, ahora se considera la peor masacre de la región en las últimas décadas y sus características despiertan las mismas dudas que las recientes matanzas en Guerrero y Jalisco.

Asimismo, se relaciona con los hechos del primero de mayo, cuando miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación reaccionaron con violencia, al desplomar un helicóptero de la Fuerza Aérea con granadas propulsadas por cohetes, con un saldo de seis militares muertos y 12 soldados y policías heridos. Se sacó al ejercito a las calles, pero ¿no le dijeron con quiénes se iban a enfrentar? Desafortunadamente, ya no importa si soy blanco o soy negro, si estoy contigo o estoy contra ti, pero si estoy contigo ¡déjate ayudar!

Realmente estoy absorta, no solamente son las masacres, ¿qué vamos a hacer?, ahora con esto del secuestro y asesinato, a manos de adolescentes, del niño de 6 años, Cristopher Raymundo, en Chihuahua. Me aterra confirmar que los niños hacen lo que los adultos les enseñamos. ¿Tenemos tiempo para corregir el camino? Ya nada más faltaba que la peruana Laura Bozzo, que profesionalmente no me merece el menor respeto, quiera llevar el caso a la tribuna de Televisa, pues se pone en entredicho la reforma penal. Ahora falta ver la reacción del Estado mexicano y si el caso queda en manos de la "señorita Laura" y sus asesores jurídicos. Hoy no. A los niños no, con los niños no.