Trayectos

Temporada de huracanes

Todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida el encontrarnos a un ser humano que piensa que solo su punto de vista es el que debe prevalecer; sin duda, esto nos ha llevado a diferentes estadios anímicos, desde el sentir pena por él o sentir ira, si lo arriba señalado lo llevamos a asuntos de problemas entre naciones nos encontraremos con situaciones muy graves, tal es el caso de Venezuela. Dicho país lleva años en graves crisis de índole política, económica, moral y de derechos humanos, todo esto debido al manejo enfermizo del poder de sus líderes, en particular de Hugo Chávez y hoy con Nicolás Maduro quien fuera su chofer.

Cuan oscura puede ser la política cuando se quiere aferrar a ella por cualquier método, el extremismo hace daño a la democracia. Las dictaduras han dañado a muchos de los países como México, centro y Sudamérica, solo por mencionar a nuestro continente; en estos escenarios el papel de Estados Unidos ha sido el culpable subterráneo y en otras descaradamente abierto. Partiendo de su "América para los americanos", los gringos intervienen y han intervenido políticamente desde el siglo XVIII hasta nuestros días en estas naciones y gran parte del mundo entero, ejemplos sobran.

La "izquierda", hoy en el mundo, tiene varios matices, unos rancios y apestosos como los de Venezuela o Cuba, y otros brillantes y modernos como los de Francia. Ideológicamente la actual izquierda debiera ser buscar el bienestar de la mayoría, no a costa de destruir la relación bursátil, económica y comercial con el mundo, por el contrario, se trata de llevar a cabo una relación armónica entre los países y sus intereses. Venezuela está en el centro del huracán, la otrora pujante nación bolivariana con su petróleo, hoy se encuentra en la total pobreza.

México, por primera vez es sede de la 47 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, OEA, por cierto una institución de oropel, en donde solo se dirimen y se dialogan los asuntos de sus agremiados, pero que no tiene las facultades de dictaminar y sancionar los asuntos propios de América. Ahí se puede hablar de paz, democracia y derechos humanos, justo todo lo que nos hace falta en muchas regiones de nuestro continente, las posturas, como siempre, quedarán asentadas en "lindos" documentos, ¿y luego?

Una tormenta tropical se acerca al municipio de Benito Juárez, donde se localiza la ciudad de Cancún, sede de este foro, ¿será una señal? ¿Vendrá acaso la catástrofe política y económica? El benemérito de las Américas decía "el respeto al derecho ajeno es la paz", pero hemos perdido el respeto no solo a lo ajeno, sino a lo propio, a lo nuestro. México ya tampoco es nuestro México, se perdió, se desvanece... nos dividimos. ¿Estaremos cerca de parecernos a Venezuela? Espero que no. El 2018 será decisivo para conocer, entender y enfrentar el destino.