Trayectos

Los ricos no lloran... por ahora

Las cifras, como referente, esclarecen muchos de los fenómenos de los cuales todos hablamos, pero sin contexto son aburridas e inexplicables. En Davos, Suiza, tienen 20 años de reunirse los líderes de los países más ricos del mundo.

En esta ocasión la presencia de Enrique Peña Nieto, ya como Presidente de México, era una de las más esperadas, tanto por sus homólogos como inversionistas.

Ahí, el primer mandatario mexicano habló de las reformas estructurales, recientemente aprobadas, y no soslayó el tema de la inseguridad en nuestro país. Como resultado de ésta gira, trajo en la cartera la inversión de tres empresas trasnacionales, por más de 7 mil millones de dólares. Ahora, el contexto al que me refiero, entre muchas aristas, habla del estudio que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió a Oxfam, organización benéfica Británica, a fin de saber quiénes son los "dueños del mundo".

Estas son algunas cifras:

Quienes son el uno por ciento más ricos del mundo, son los dueños de 40 por ciento de la riqueza del planeta. Entre los súper ricos predominan los que se dedican a los sectores financieros y de internet, de los cuales 37 por ciento vive en Estados Unidos; 27 por ciento en Japón y seis por ciento en el Reino Unido. La mitad más pobre del mundo posee apenas uno por ciento de la riqueza.

No hay palabras ni nada que justifique esta desigualdad. De ahí que 800 millones de personas en el planeta se van a dormir todos los días con el estómago vacío o apenas un mendrugo.

Así las cosas, las condiciones en el mundo, son un caldo de cultivo para estallidos sociales. Nuestro país no es la excepción, las autodefensas podrían transitar a grupos "políticos guerrilleros" y el crimen organizado a crear terror entre la población.

Si volvemos a las cifras nos darán otra visión de lo que nos está sucediendo entre muchos y variados factores de descomposición social. Según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en México existen 31 millones de jóvenes de 15 a 29 años de edad, de los mismos, 62 por ciento tienen un trabajo temporal y mal pagado.

En 2012 se registraron 2.2 millones de nacimientos, 72 por ciento producto de este grupo de personas. Uno de cada seis nacimientos son de niñas, lo que significa menores pariendo bebés.

El Gobierno Federal podrá poner en marcha muchos programas a fin de recomponer el tejido social, pero lo cierto es que mientras sigan naciendo niños no deseados, planeados y amados, ni en México ni en el mundo se podrán satisfacer las necesidades de la población.

Si a todo esto le sumamos la codicia imperante en muchos niveles sociales, se convierte en un guion de ésos que la industria del cinematográfica ha llevado a la pantalla desde hace muchos, pero muchos años...

"Cuando el destino nos alcance", no solo lloraremos los pobres, sino también los ricos. Al tiempo.