Trayectos

¿Cómo nos relacionamos actualmente?

Phubbing es un término que apareció en 2007 junto a los teléfonos inteligentes y se refiere al uso de éstos en presencia de otras personas. El término se originó en EEUU y, etimológicamente, es el producto de la unión de las palabras phone (teléfono) y "snubbing (despreciar), por lo que ese término se designó para las situaciones en que se relega a quien nos acompaña, al prestar más atención al teléfono celular u otros dispositivos móviles que a la persona, dado que cada vez hay más usuarios en diferentes redes sociales y aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Instagram o correos electrónicos.

Vemos con frecuencia que en una reunión con amigos, familia, pareja o de trabajo, las personas se enfocan a usar su teléfono para enviar un mensaje de texto, actualizar su estado en redes sociales, comprar música, buscar información, jugar o reírse de un chiste que ni siquiera contó su acompañante, situaciones que van afectando la comunicación y convivencia directa entre las personas de nuestro alrededor.

Estados Unidos es el país donde ocurre esta práctica con mayor frecuencia, pero México no se queda atrás: es el lugar número 9 en la lista, sólo superado por el Reino Unido, Francia, China, Australia, Japón y Corea del Sur.

Médicos especialistas advierten que las consecuencias de pasar tanto tiempo frente a un dispositivo móvil pueden traer graves problemas físicos, no sólo en la interrupción de la dinámica social, sobre todo los niños y adolescentes tendrán problemas de déficit de atención o síndrome de híper enfoque, ello a partir de que la interacción sólo se desarrolle en mundos virtuales.

Niños y adultos dejan de crecer en su inteligencia social, ya que después les resulta muy difícil entablar conversaciones con otro individuo.

Se ha comprobado que en México dos de cada 10 niños tienen un déficit de atención, el cual provoca un bajo desempeño escolar. Además de que la luz que emiten los diferentes dispositivos, puede provocar dolores intensos en la cabeza que pueden llegar a las convulsiones, además del dolor de espalda y muñecas.

Otro aspecto importante a considerar es que actualmente es más frecuente ver a la gente caminando por las calles mientras escribe y no advertir la proximidad de un automóvil o atropellar algún transeúnte al conducir y manipular el smartphone al mismo tiempo, lo que genera muchos accidentes.

Los doctores recomiendan lo siguiente; intentar dejar una vez por semana el celular en casa o no tocarlo de cuatro a seis horas, probando cómo se siente el cuerpo y la mente, para utilizar el dispositivo sólo lo necesario; los padres de familia deben diseñar incentivos que favorezcan una utilización responsable; realizar una intervención para hablar con el "phubber" y solicitarle no utilizar el celular frente a personas con las que sostiene una interacción.

Han surgido algunos promotores con iniciativas "antiphubbing", quienes sugieren algunas prácticas para combatir esta conducta, tales como realizar la popular dinámica de poner los celulares en el centro de la mesa y quien no pueda evitar tomarlo, paga la cuenta en algún lugar; detener la conversación y solicitarle al ofensor que repita tus últimas palabras y/o colocar en los restaurantes y comercios letreros con mensajes para desincentivar esta conducta.