Trayectos

A pesar de todo

Es una fría mañana, ha entrado el invierno, nada que no alivie un buen café y el calor de mi pequeña familia. Me esfuerzo en retomar lo bueno de este año en materia de política, en nuestra sociedad, en nuestra economía y me propongo ser positiva y propositiva.

Cada mañana veo los ojos de mi nieto de cinco años, en ellos observo la inocencia de alguien que no conoce de violencia, hambre, pobreza, desesperación; todo lo contrario, tiene una mirada de futuro, y aprendo mucho de él. Vivo cada instante con intensidad y en paz, algunas situaciones las tomo a juego, sin miedos, retando el mañana, enfrentando el hoy y soñando lo que vendrá.

A pesar de haber sufrido una operación en el Hospital Central Militar, donde una mala praxis me "cambió" la expresión de los ojos y me dejaran como boxeador retirado, sigo de pie, me río de mi misma. A mi lado convive mi hija, prepara la cena de navidad, mis gatos juegan entre mis piernas, suenan ya los villancicos, me vienen a la mente mis muertos, el recuerdo siempre perene de mis padres y hermanos que ya no están aquí pero que viven en mi pensamiento constante.

Tengo la fortuna de contar con dos mujeres increíbles que ayudan y trabajan en las labores de casa, ellas siempre sonríen y lo contagian, me llena de orgullo mantenerlas y darles un empleo, lo mismo hago con un hombre que me apoya para conducir mi austero auto, él me lleva a mi adorado pueblo mágico de Metepec donde está mi trabajo en Radio Mexiquense; también me lleva a la escuela "José Ramón Fernández" donde la directora es mi hermana y amiga Tere Anaya; me transporta a Coyoacán, al Centro Histórico, voy con él a todos los lugares donde encuentro historias y aquí las cuento.

Mi gente son parte de mi referente, los oigo siempre con atención, aprendo de ellos, piso el mismo suelo, andamos los caminos y los mercados, las avenidas y las calles de la ciudad y mi municipio, Naucalpan.

En esta vida se trata de sentir y gozar, a pesar de la política, de la economía, de la inseguridad el reto es sentirse libre, respirar un nuevo día con la esperanza de frente, somos más los "buenos" que queremos a este país de contrastes. Se trata también de ser feliz y hacer feliz a pesar de todo, a pesar de nada, sencillamente ser feliz.

Agradezco la fortuna de contar con grandes amigos, ¿sus nombres?, ¡ellos y ellas lo saben! Gracias a la radio y a las redes sociales cuento con el aprecio y calor de miles de personas de los cuales aprendo mucho y hacen, sin ellos saberlo, que mi profesión de periodista tenga razón de ser, me debo a ellos, mujeres, hombres y jóvenes que me leen y me escuchan semana tras semana. Agradezco de la misma forma a los hombres del poder, a todos aquellos que toman las decisiones que le dan rumbo al país, a veces con tino, a veces equivocado, pero que, a pesar de todo, hacen que mi patria se mueva.

Al calor de mi estudio reflexiono, 2014 quizá no fue el mejor año para México, pero tampoco lo han sido algunos días de los años 60´s, los 70´s, los 80´s, los 90´s... A pesar de todo, sigo soñando un México mejor, un México pujante, un México en paz y equitativo. Peco de optimista, pero no hay de otra, trabajo todos los días para aportar a mi nación y a mi pequeño núcleo familiar y dar lo mejor de mí. Gracias a todos por leerme y sentirme. A pesar de todo, aprovecho estas líneas para desearles felices fiestas, que disfruten una maravillosa nochebuena y una feliz navidad. ¡Mi gratitud siempre! Sobre todo a ti, amor mío.