Trayectos

“Ya se la están pensando…”

Nunca en mi vida, rodeada de militares, había yo escuchado un mensaje tan fuerte y contundente como el del general secretario Salvador Cienfuegos, en el sentido de que "nuestros soldados ya se la están pensando si le entran por el riesgo de ser acusados de violar los derechos humanos", esto en relación a la encomienda de sustituir a las policías municipales, estatales o federales.

Mucho se ha escrito en torno a este asunto, pero en ninguno de estos análisis he escuchado o leído algo fundamental: si estuviéramos en tiempos de guerra, cualquier elemento del Ejército "que la pensara" sería fusilado por insubordinación y en tiempos de paz, por lo menos darlo de baja. Dicho esto, vayamos a los hechos.

Desde 2007, el entonces gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, pidió al gobierno federal el apoyo del Ejército para repeler al crimen organizado que se había apoderado de gran parte del territorio de esa entidad, ahí la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó la intervención de las fuerzas armadas. Han sido años de "utilizar a los soldados en labores que no les corresponden. Los argumentos del general Cienfuegos no son "desnaturalizados", son claros, al exigir fundamentalmente al poder Legislativo que el artículo 129 constitucional sea modificado a fin de que al actuar de los miles de elementos del Ejército en las calles no sean objeto de un "delito". Sin duda este mensaje no fue consultado con el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, con el presidente Peña Nieto, ¿porqué lo hizo? –Mi opinión personal es que la imagen del Ejército mexicano se ha venido deteriorando con el tiempo ante la opinión pública. Y que desde hace tres años se les exige más con menos, pues sencillamente no se les ha aumentado el presupuesto en este tiempo.

Como respuesta, esto el presidente Enrique Peña Nieto les ordenó continuar con su labor y la Cámara de Senadores, afirma que un período extraordinario se legislará sobre el artículo 189, fracción VI, a fin de blindarlos en su quehacer cotidiano. No hay un "quiebre" entre Chong y Cienfuegos, pero mientras esto sucede una gran mayoría de legisladores y miembros del poder ejecutivo no responden puntualmente a las demandas de la Sedena, se habla, reitero, de un período extraordinario de sesiones, pero nadie responde si el ejército regresa a sus cuarteles, pero sobre todo quién y cómo los sustituirán.

En el fondo esto parece cuestión de dinero, Siempre he tenido y tendré muy en alto mi opinión sobre las fuerzas armadas, de ahí vengo, ahí nací y ahí estaré. ¿México se militarizará? –Sí, en la medida que los civiles no sepan, no entiendan, y no quieran reconocer el abismo entre los pobres y los ricos, entre la ignorancia y la sabiduría. Urge crear el marco legal, pero mientras esto sucede ¿qué...?

Por cierto en el Hospital Central Militar perdimos a uno de los hombres más preclaros de las letras y la cultura en México, Rafael Tovar y de Teresa, primer secretario de Cultura del gobierno federal, mis condolencias a sus amigos y familiares.