Trayectos

De orden superior, México

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entregó el pasado 26 de julio, menciones honoríficas a Unidades y personal de la Marina que se han destacado en las operaciones para reducir la violencia en el país, parte de su discurso llamó sobremanera mi atención, a la letra: "En el ejercicio de las tareas de seguridad interior, como en todas sus actividades, los integrantes de las Fuerzas Armadas han hecho del respeto a los derechos humanos eje de su diario actuar, aseguró. Como Estado, tenemos el deber de avanzar en la conformación de cuerpos civiles de seguridad profesionales, confiables y eficaces, cuyo desempeño haga innecesario desplegar a los cuerpos castrenses para atender tareas de seguridad interior, señaló. Ningún integrante de las Fuerzas Armadas está obligado a seguir órdenes cuando impliquen un delito, una violación a derechos humanos o una infracción a la disciplina militar. Esta es la base ética y moral que distingue hoy el honroso trabajo de nuestras Fuerzas Armadas..." A través de mis muchos años de vivir, convivir y respetar al Ejército Mexicano, la Marina Armada de México y la Fuerza Aérea, nunca escuché que un presidente de México y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas conminar a las mismas a "desobedecer" una orden. Aunque quiero entender los legítimos planteamientos del propio mensaje. Los miembros de mi familia, mi padre y mis cuatro hermanos fueron soldados, jefes y oficiales, recuerdo muchas anécdotas que ellos platicaran, una de ellas me parece ejemplar, contaban que en el Campo Militar Número Uno, un superior ordenó que se pintara una banca y que hasta que ésta se secara permaneciera un soldado vigilando que nadie se sentara; así fue, era una orden superior. El teniente que dio la instrucción fue enviado a otra zona militar sin haber levantado dicha orden, por lo que durante años en esa banca nadie se sentó. Este ejemplo, siendo curioso y que los civiles es difícil que lo entiendan, demuestra lo que es la disciplina militar, lo que ellos llaman "hasta nueva orden". Así pues, presidente Enrique Peña Nieto, entendí su mensaje cuando me enteré de que seis marinos fueron puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación por el presunto delito de secuestro, solo algunas reflexiones: las Fuerzas Armadas son un crisol donde la mayoría de sus integrantes emanan del pueblo que seguramente no tienen el criterio aún para conocer a fondo de la materia de los derechos humanos, así como muchos de nosotros, por lo que ante una orden de un superior, no veo con qué criterio podrán tomar una decisión. Los ejércitos en el mundo y la historia está plagada de ejemplos, solo saben y deben obedecer órdenes, de otra manera será mejor que se mantengan con los civiles. México tiene en sus fuerzas Armadas los pilares para la gobernanza, la estabilidad y el orden social, pero sobre todo su amor y entrega a la soberanía y seguridad de México.