Trayectos

Nuestros niños y el bullying

Ahora, que después de meses de retraso, para expedir las leyes secundarias en las reformas de telecomunicaciones, las Cámaras legislativas, expedirán todo lo referente al tema, deberemos esperar un poco más, para que pase el mundial de futbol en Brasil.

Sea; sin embargo, no he escuchado gran cosa en los medios en relación a los contenidos de programas dirigidos a las audiencias que debieran ser las más importantes para todos nosotros: los niños.

Hace un año leí un informe escrito por la periodista Laura Poy, que nos hace luz sobre el tema. Afirma que en México, los niños están expuestos a 58 actos violentos por hora en programas de tv. Y dice, que en un estudio elaborado por alumnos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sobre la programación televisiva dirigida a niños en México, principalmente en el bloque de caricaturas, revela que los menores están expuestos a 582 actos violentos, de los cuales 252 (43 por ciento) corresponden a muertes por agresión. Se trata de un promedio de 58 actos por hora, casi uno por minuto, analizados en un bloque de 10 horas de programación infantil.

Beatriz Alicia Solís Leere, investigadora del Departamento de Educación y Comunicación de la UAM Xochimilco, destacó que la investigación se hizo con un monitoreo y análisis de programación del Canal 5 de Televisa en su bloque de caricaturas.

Un comunicado de esa casa de estudios, señala que la permanente difusión de conductas violentas en televisión propicia pensamientos, emociones y acciones antisociales de los niños, las cuales ejercen en el ámbito escolar, donde descargan sus emociones de intolerancia, odio, enojo y discriminación.

Solís Leere, especialista en medios de comunicación, indicó que aunque los padres prefieren mantener bajo buen resguardo a sus hijos y lejos de la violencia, están acompañados por unos medios que de manera simulada, a través del entretenimiento, van formando los valores y patrones de una relación violenta como mecanismo para la vida en común, para el éxito, para superar obstáculos. No podemos soslayar estos datos. Ya es suficiente con abrir cualquier diario, ver o escuchar los noticiarios, ir al cine, salir a la calle para observar la carencia de valores y la violencia en sus diferentes manifestaciones que presentamos como sociedad.

Si bien, hasta ahora, los criterios de clasificación de medios según la Dirección General de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación clasifica con letras (clasificación A, B, B 15 y así sucesivamente los contenidos de los programas, no es suficiente. Es imperativo que las televisoras así como los legisladores dejen sus intereses personales y de grupo de lado y reflexionen (si esto es posible) que los niños y jóvenes de nuestro país tienden a copiar patrones de conducta justamente de los medios de comunicación.

Y en su hogar, por supuesto del ejemplo que sus padres les den, no todo es TV, afortunadamente pero, por desgracia ¿Cuántas horas pasan los niños frente al aparato digital o análogo? o jugando videojuegos sin olvidar a la internet, pero ese es otro tema .La responsabilidad es nuestra, somos padres, abuelos, tíos, en fin, quienes estamos a cargo del cuidado de nuestros niños, los verdaderos responsables de su futuro. Sin embargo, ¿Seguiremos aceptando sin cuestionar lo que las cadenas de televisión nos quieran ofrecer?