Trayectos

Para la libertad

¿A qué o a quiénes podríamos atribuir la galopante deshumanización y descomposición de las sociedades en el mundo y por supuesto en nuestro país? Sin duda a la ignorancia y a la miseria, a la falta de políticas demográficas y la desigualdad, entre otras muchas razones que se dan en las distintas latitudes geográficas, religiosas y culturales. Lo sucedido en París es un claro ejemplo de los terribles "ismos". Tengo en mi poder un anillo de plata que compré hace años, con un grabado que dice "soy católico, soy judío, soy musulmán, soy budista, soy protestante, soy cristiana, etc..." No dice "soy tolerante" porque la gente no debe tolerar nada, sino que "solo debemos respetar", cuestión que no estamos haciendo en el mundo ni en México. El "Je Suis" es impensable en nuestra nación, en la medida en que sigamos denostando a todo y a todos, no diré que no me molestan mil asuntos pendientes de nuestra patria, ejemplos, muchos. Como la declaración de Ricardo Anaya, dirigente del PAN hablando de "que su partido regresará a Los Pinos en el próximo sexenio, pues la corrupción, la inseguridad y la economía, bla, bla, bla del actual gobierno los hará regresar", qué cree el señor Anaya ¿qué no tenemos memoria de los doce años que gobernó Fox y Calderón, hundiéndonos hasta el fondo? Fueron doce años sin crecimiento, un estancamiento en todos los ámbitos, la declaración de una guerra que no termina, doce años de errores que todavía nos costará mucho tiempo y dinero en sanar. Calderón llevó al Ejército Mexicano a una guerra, los sacó de sus cuarteles para pelear contra los cárteles de la droga y el crimen organizado, hoy nuestras fuerzas armadas están siendo flanco de críticas, ¿quién tiende a manchar la imagen de tan noble institución? ¿A quién beneficia? Es peligroso para el país entero criticar por criticar a las instituciones. Ya lo decía, muchas cosas me preocupan, y otras tanto me ocupan. Por ejemplo, me queda claro que la libertad de expresión es un derecho inalienable e inherente de una democracia que se precie de serlo. El asunto es que topamos de pronto con temas muy sensibles como es la religión. Imaginen ustedes aquí una revista, que en su editorial hecho caricatura se mofara de San Juan Diego o de la misma Virgen de Guadalupe o Jesucristo... ¡ La barbarie! ¡Pecado! A veces pienso que tenemos la piel muy delgada, no nos podemos reír de nuestra mortalidad, tomar las cosas "más a la ligera". Pensar por un momento que vivimos poco tiempo y que ese tiempo es invaluable para vivirlo con intensidad. Matar en nombre de una religión es atroz, es la forma más primitiva del hombre de luchar contra el hombre. "Charly Hebdo" es tan solo una, de miles de publicaciones en el mundo que ejercen un periodismo libre, artístico, de humor negro, que incluso raya en el insulto más repugnante, y no por ello debieran de matar a sus creadores. No lo compren, no lo lean, no lo escuchen. Si no nos gusta lo que hace un gobierno, no voten por él, si no nos gusta lo que una revista publica, no la compres, si no te gusta un programa de televisión, cámbiale, así de sencillo. La libertad, ese valor humano tan vapuleado en el mundo debe ser respetada en su totalidad. Para la libertad, nazco, vivo y pervivo... ¡Igualdad, Libertad y Fraternidad!